Why me?

por Fer

Era un día como todos, y Trunks, junto a Goten, se dirigían haia el centro comercial. Llevaban a unas amigas, y estaban comprando unos regalos para sus respectivas madres, cuando al lado de Trunks aparece una niña muy linda, y sus ojos verdes cautivaban a los ojos azules de Trunks…

Trunks (tímidamente): “Ho-hola”

??? (sonriendo): “Hola”

Los ojos de Trunks brillaban al ver la belleza de aquella niña, Goten y sus amigas no sabían qué le ocurría, nunca antes se había comportado así…

Trunks (sonrojado): “¿Co-cómo te llamas?”

?????: “Arantza. ¿Tú?”

Trunks: “Tru-Trunks… Trunks”

Goten (sin poder creer lo que veía): “Trunks, debemos irnos”

Arantza (despidiéndose): “Yo también debo irme, adiós… Trunks”

Trunks (deshipnotizándose): “Adiós, Arantza… Nos vemos… espero”

Trunks (reaccionando): “¡Uy!, se me olvidó, mamá me dijo que volviéramos temprano, porque hoy llegaba una de sus amigas a la casa, debemos apurarnos”

Goten: “¿Qué le pasa ahora?”

Y ambos niños se dirigían a casa de sus amigas a dejarlas, y luego se dirigirían a casa de Trunks. Y mientras se dirigían allí…

Goten: “¿Piensas en esa niña, Trunks?”

Trunks (suspirando): “Ay, es que si sólo la hubieses visto, era tan linda”

Goten: “De hecho, la vi, era super linda, pero tú estabas como piedra, yo, por lo menos, le hubiese dicho algo más inteligente, ¿no lo crees?”

Trunks: “Ojalá pudiera verla otra vez… ojalá”

Al llegar a casa de Trunks…

Goten (despidiéndose): “Mejor me voy a casa antes de tener problemas”

Al marcharse Goten, Trunks quedaba solo ante la puerta de su casa, pensando en aquella hermosa niña. Al entrar, veía a su madre sentada en un sillón…

Bulma: “Ven, hijo, quiero que conozcas a mi amiga y a su hija”

Trunks (perplejo): “¿A…Arantza?”

Arantza: “¿Trunks?”

Bulma: “¿Se conocen?”

Arantza: “Nos conocimos hoy en el centro comercial”

Bulma: “Qué bueno que ya la conozcas, hijo, porque ellas se van a quedar un tiempo, cosa que te acostumbres”

Trunks no podía creer ni lo que veía ni lo que oía. Ella se quedaría, su sueño se había hecho realidad, ella estaba allí, muy cerca de él…

Bulma: “La habitación de Arantza es la que está al lado de la tuya, asi que llévala hasta allá”

Para Trunks, ya era demasiado para unas pocas horas. Primero ve a la chica de sus sueños, luego se entera que se quedará en su casa y para variar dormirá al lado de su habitación. Trunks no podía salir de su trance muy fácilmente, pero de todas formas dirigía a Arantza a su habitación…

Arantza: “¿Por qué estás tan callado, Trunks?, no has dicho nada desde que me viste, ¿acaso no te gusta que esté aquí?”

Trunks: “No, no, no, estás equivocada, es sólo que quedé impactado de verte, eso es todo”

Al día siguiente, Goten iba a casa de su amigo, a quien encontraba con cara de “qué bonitas son las estrellas”…

Goten: “¿Qué te ocurre, Trunks?”

Trunks: “Adivina quién está viviendo en mi casa”

Goten: “Hmm, no lo sé, ¿tu papá?”

Trunks: “No, claro que no, si él ya vive aquí”

Goten: “¡Error!, él vive en tus tierras, pero no en tu casa, porque siempre está en su cámara de gravedad, ¿o me equivoco?”

Trunks: “Hmm, no, no tienes razón, mi papá sí vive en mi casa, porque él duerme dentro, al parecer le da frío en la cápsula, y siempre está con mi mamá, asi que él no es… ¿Ya adivinaste?, te estoy esperando”

Goten: “¡Ay!, está bien, no sé, ¿quién?”

Trunks: “¿Recuerdas a la niña bonita de ayer, Arantza?”

Goten: “Sí, por la cual andabas como idiota… espera… me está tratando de decir que…”

Trunks: “Sí, resulta que la amiga de mi mamá que llegaba ayer, era su mamá, y se van a quedar un tiempo”

Goten: “¡Qué suertudo eres, Trunks!”

Y los tres niños, Trunks, Goten y Arantza, se hacían muy buenos amigos, y Trunks, para impresionarla, le enseñaba sus poderes, hasta la fusión como SSJ y normal, con las cuales la pequeña quedaba asombrada. Y así pasaban tres semanas desde que Trunks conocía a su gran amor, y un día, Trunks y Goten estaban entrenando, Arantza estaba dentro de la casa con su madre y Bulma, cuando…

Trunks: “¿Sabes, Goten?, anoche estuve pensando en decirle a Arantza lo que siento por ella, ya ha pasado mucho tiempo, tres semanas son más que suficientes”

Goten: “Puede ser, pero hay que pensar en qué le dirás”

Vegeta (apareciéndose): “No puedo creerlo, el hijo del príncipe de los saiyajins está enamorado, ¡qué deshonra a mi persona!”

Trunks: “Mira quien habla. Por lo menos, yo estoy enamorado, y no casado, como OTROS”

Vegeta: “¡¡GRR!!, ¡¿cómo te atreves a insultarme así, a tu PADRE?!”

Trunks: “Pero si es verdad, y mi mamá siempre me ha dicho que diga la verdad”

Goten (murmurando a Trunks): “Sí, pero en este caso se usan las llamadas Mentiras Blancas, si quieres sobrevivir del orgullo de Vegeta”

Vegeta: “Si me casé con tu madre, fue porque me obligaron, ya que tú ya habías nacido”

Goten (pensando): “Ja-ja, que lo dominaron fácil, y lo que tiene de orgulloso, lo tiene de mentiroso”

Vegeta: “¡Y tú, enano, no pienses, porque sé lo que estás pensando!”

Goten: “¡Glup!”

Trunks: “Sí, pero para que yo haya nacido, debería…”

Vegeta (alterado): “Ya cállate, enano, no necesito clases de psicología y menos de anatomía”

Trunks (irónicamente): “Si tú lo dices”

Vegeta: “¡Claro que yo…!”

Y Vegeta era interrumpido por una sirena de ambulancia, que se escuchaba muy cerca de ellos…

Trunks: “¿Ah?, ¿qué sucederá?”

Goten: “Vamos a ver”

Vegeta: “Bah, ustedes siempre se entrometen en todo… ¡Oigan, no se vayan sin mí!”

Al llegar al lugar de los hechos, se daban cuenta de que la ambulancia se encontraba en la puerta de Capsule Corp…

Trunks (nervioso): “Mamá, ¿qué sucede?”

Bulma (con un nudo en la garganta): “Arantza tuvo un ataque”

Trunks palidecía, miraba a su madre lleno de lágrimas, y emprendía el vuelo hacia algún lugar lejos de ahí. Goten pensaba en seguirlo, pero Vegeta lo detenía…

Vegeta: “No vayas, deja que se desahogue un poco”

Goten (pensando): “Aunque no lo admita, él sí que se preocupa de su familia, inconcientemente es un buen padre”

De hecho, Vegeta sabía a la perfección lo que sentía Trunks, ya que Trunks, aparte de llevar su sangre, algo muy parecido le había sucedido a él hace tiempo…

Vegeta (pensando): “Pobre Trunks, la historia se repite, al igual que a mí, él está a punto de perder a la niña que él quiere, pero por desgracia, a él lo separa una enfermedad, y a mí, mi orgullo… Ay, Dios, si él sólo supiera la verdad”

Bulma: “Yo iré al hospital con ellas, Goten. ¿Porqué no vas a hablar con Trunks?”

Vegeta: “¡No!, yo iré, después de todo yo soy su padre, ¿o no?”

Bulma y Goten: “Como quieras”

Y Vegeta se iba, sabiendo donde iría, iría al lugar que él mismo le había enseñado hace algún tiempo, lugar que le traía recuerdos. Mientras Bulma iba al hospital, Goten iba a contarle a Gohan todo lo ocurrido. Mientras, Vegeta encontraba a Trunks, precisamente en aquel lugar, pero Trunks no se percataba de su presencia, ya que no estaba pendiente de KIs ni nada por el estilo, su mente estaba en blanco…

Vegeta: “¿Deprimido… hijo?”

Trunks (secándose las lágrimas): “Papá, ¿qué haces aquí?”

Vegeta (irónicamente): “Sólo paseaba, te vi, y decidí pasar a saludarte… Obvio que te estaba buscando para hablar contigo”

Trunks: “Ya veo, mamá te mandó, pero te aviso con anticipación de que no hay nada de que hablar”

Vegeta: “¿Quieres apostar?… Entonces, ¿por qué viniste a este lugar tan… melancólico? por decirlo así”

Trunks: “Está bien, tú ganas, ¿de qué quieres hablar?”

Vegeta (sutilmente): “Por ejemplo, ¿por qué saliste volando de la casa así como así?”

Trunks (con los ojos llenos de lágrimas otra vez): “Papá, ¿por qué cuando siento que algo es para siempre, acaba de esta forma?”

Vegeta (comprensivamente): “¿Y qué era para siempre?, te gustaba esa niña, ¿verdad?”

Trunks (llorando en el hombro de su padre): “Papá, es tan injusto”

Vegeta: “Hey, tranquilo, ya verás que se solucionará”

Trunks: “Es que la quería tanto, de hecho, la quiero, y mucho”

Vegeta no tenía corazón para decirle la verdad, y menos al ver a su hijo llorar de esa manera…

Vegeta: “Hagamos una cosa, por qué no la vamos a ver?”

Trunks: “No, me dolería mucho verla así”

Vegeta: “¿Y cómo crees que ella se sentiría si te viera llorando de esa forma?”

Y Trunks se levantaba, y se secaba las lágrimas al escuchar a su padre, y se animaba a ir, y ambos emprendían el vuelo hacia el hospital. Al llegar al hospital, Trunks y Vegeta se dirigían a la habitación de Arantza, y ahí, se encontraban con Bulma, Goten, Gokú, Gohan, Milk, y la madre de la niña…

Trunks (algo agitado): “Mamá, ¿cómo sigue?”

Bulma: “No muy bien, hijo”

Arantza (despertando al oír la voz de Trunks): “Qué bueno que llegaste, Trunks. Te e-estaba espe-esperando”

Trunks (corriendo a tomar su mano derecha): “Sabes, tengo algo que confesarte”

Arantza (apretando su mano): “Shh, no digas nada, ya lo sé”

Trunks: “¿Lo sabías?”

Arantza: “Sí, desde el primer día en que te vi”

Trunks (rogando): “Prométeme que te recuperarás, por favor”

Arantza: “Trunks… sabes algo, me gustó haber pasado este tiempo, co-con el chico a-al que yo quiero, fue mu-muy lindo… gracias, Trunks”

Trunks no podía contener las lágrimas, y los demás que estaban presentes tampoco…

Arantza: “Tru-Trunks, ¿me podrías hacer un favor?”

Trunks: “Eh, sí, claro”

Arantza: “¿Me podrías d-dar un beso de despedida?”

La madre de la niña levantaba su cabeza para observar el deseo de su hija, y cuando Trunks se acercaba para besarla, ella cerraba sus ojos, y el monitor cardíaco mostraba una línea recta y un sonido continuo. Trunks, al sentirlo, enmudecía, su amada se había ido, antes de que él la besara, la madre de la niña lloraba desconsoladamente, y todos los demás en silencio, Vegeta lloraba, no sólo por la muerte de Arantza, sino por su destrozado hijo. Trunks no oía nada, hasta que…

Goten (sollozando): “Vamos, Trunks, salgamos de aquí, ya no hay nada que hacer”

Trunks se levantaba y salía con su amigo. Entretanto, Vegeta abrazaba a Bulma, quien estaba llorando, y Gokú hacía lo mismo, pero Gohan abrazaba a la madre de Arantza y todos salían de la habitación. Mientras Trunks seguía en estado de shock, no respondía a ningún estímulo, sólo sabía que Arantza ya no estaba a su lado.

Habían pasado ya tres días desde los funerales de Arantza y Trunks seguía muy triste, podía decir sólo algunas palabras, y hacer algunas cosas, pero nada más…

Bulma: “Vamos, Trunks, anímate, ve a jugar, si quieres te paso el radar del dragón para que busques las esferas”

Trunks: “Y para qué, si las esferas no la revivirán”

Trunks iba rumbo a su habitación, pero en el trayecto se arrepentía, y salía por una ventana hacia el mismo lugar donde había estado hablando con su padre. En ese lugar había un pequeño río, y Trunks se sentaba a la orilla del río, y jugaba con el agua, hasta que se empezaba a reflejar un rostro, era un rostro sencillo, dulce y a la vez hermoso…

Trunks: “A-Arantza, ¿eres tú?”

Arantza: “¿Por qué estás tan triste? Es por mí, ¿verdad?”

Trunks: “Te extraño mucho”

Arantza: “Eso ya lo sé, y yo te extraño también, pero no tenemos mucho tiempo, así que, por favor, no estés tan triste por mí, yo estoy bien aquí, y no quiero que tu sufras tanto. Hay muchas niñas bonitas que esperan a una persona tan buena como tú”

Trunks: “Sí, pero yo te quiero a ti”

Arantza: “Por favor hazlo por mí, piensa que algún día nos volveremos a ver, ¿OK?”

Trunks: “Pero…”

Arantza (cortando a Trunks): “Nada de peros, ¿lo harás por mí?”

Trunks (con el corazón oprimido): “Está bien, pero será difícil”

Arantza: “Eso dependerá de tu corazón y de tu fuerza de superación”

Trunks: “Claro”

Arantza: “Bueno, debo irme, pero antes, hay algo que no hice mientras estaba viva”

Arantza se acercaba a Trunks, y lo besaba tiernamente, y con ese beso sellaban su amor, y además era el beso de la despedida definitiva, y cuando se separaban…

Arantza: “Adiós, mi amado Trunks”

Trunks: “Adiós, Arantza”

Y la pequeña desaparecía ante sus ojos, y Trunks se acercaba nuevamente a la orilla del río…

Trunks (pensando): “¿Qué debo hacer?, no la quiero olvidar, pero…”

Trunks (alzando la voz): “¡¡Lo haré, cumpliré mi promesa, por ella!!”

Y al decir esto, emprendía el vuelo de vuelta a casa, donde encontraba a su madre y a Goten en una mesa del jardín, y a Vegeta apoyado en un árbol…

Trunks (alegremente): “¡Hola!”

Bulma: “Hijo, ¿estás bien?”

Trunks: “Sí, de maravilla”

Goten (mirando a Bulma): “¿Qué le habrá pasado?”

Trunks (acercándose a Vegeta): “Papá…”

Vegeta: “Dime”

Trunks: “Gracias”

Vegeta miraba los brillantes ojos azules de su hijo…

Vegeta: “¿Qué sucedió?”

Trunks: “Por fin entendí que llorando no arreglaría nada, y que lograré encontrar a alguien más”

Vegeta: “Hijo, me alegra que te sientas así”

Y abrazaba a su hijo, pero Trunks observaba el cielo, donde las nubes formaban el rostro de la niña que le había robado el corazón, sonriéndole.