Los Guerreros del Mañana – Capítulo 6


Han pasado dos días desde que se cumplieron los siete meses y no hay señal de los Vampiros. Los Guerreros Z están en una zona desierta donde decidieron acampar juntos hasta que esos seres llegaran (claro que Vegeta está separado del resto). Bulma llegó donde estaban los demás a llevarles comida y las armaduras de Saiayin que había construido a Vegeta y los demás, luego de un rato Vegeta decide ir a donde están todos.

Vegeta (irónico): No puedo quejarme, la lucha ha sido muy buena.

Tom: No seas impaciente, ya llegarán.

Tania: ¿Será que fallé mis cálculos?

Vegeta: No me extraña viniendo de una mujer.

Goten: No te metas con ella.

Vegeta: ¿Quién me lo va a impedir?

Bulma: ¡¡YO!!, escuché lo que dijiste, Vegeta.

Vegeta: Sí, ¿y?

Bulma: Que yo también soy mujer.

Vegeta: Precisamente lo que dije fue pensando en ti.

Bulma: Quiero que te retractes de lo que has dicho.

Vegeta: Ja, ja, ja, ja; y tú pensaste que con sólo decirme eso lo haría.

Bulma: Entonces a partir de hoy vivirás solo; yo no quiero estar al lado de alguien que me insulte y creo que tú no querrás vivir con una bruta.

Vegeta: Si así lo quieres.

Bulma: Eres despreciable, Vegeta.

Vegeta: Ja, ¿creías que me iba a retractar con esa amenaza? ¿De verdad piensas que no puedo vivir sin ti?

Vegeta (pensando): Un momento, yo odio cocinar, me gusta que me hagan las cosas, ¿quién me curará las heridas?, ¿quién dormirá conmigo?, ¿quién me gritará y me armará esos escándalos? Un momento… ¿qué demonios estoy pensando?

Bulma: Eres un monstruo, Vegeta.

Bulma se va corriendo y los demás voltean a ver a Vegeta haciendo un gesto negativo con sus cabezas.

Vegeta: ¿Qué están viendo?

Vegeta se aleja tomando otra dirección, y cuando no lo ven se va en busca de Bulma.

Vegeta (pensando): ¿Qué me pasa?, ¿cómo es posible que una humana me importe tanto?; pero a estas alturas me es difícil imaginarme sin Bulma, es tan linda. ¡Maldición!, ya me estoy haciendo débil y mi corazón se está llenando de esos ridículos sentimientos humanos.

Vegeta ve a Bulma y se acerca a ella.

Bulma: Déjame sola.

Vegeta: ¿Qué te pasa?

Bulma comienza a llorar.

Bulma: Me humillaste frente a los otros; tienes razón, nunca te he importado; me engañaste. Te odio, Vegeta, te odio.

Cuando Vegeta oyó esas palabras dictadas por la ira que Bulma sentía en ese momento, algo más fuerte que su orgullo lo obligó a dejar salir todo lo que sentía por ella.

Vegeta: Soy un estúpido y no sé cómo tratarte. Realmente me importas mucho, es sólo que esto que siento es nuevo para mí, entiéndeme por favor.

Bulma: Si eso fuera cierto no te comportarías como lo haces. Cuando no hay nadie finges quererme, y delante de los demás te comportas como realmente eres, creo que es mejor que dejemos nuestra relación hasta aquí.

Vegeta (pensando): ¿Qué?, ¿no bastó con eso?, ¿acaso no tiene idea de lo que me costó confesarle que realmente la quiero?

Vegeta: Eso no, Bulma. Yo no quiero terminar mi relación contigo, además tú sabes como soy y si me aceptaste fue porque no te molestaba mi forma de ser.

Bulma: Te equivocas, te acepté porque me di cuenta que esa forma de ser es una coraza que pones para no dejar ver que tienes sentimientos.

Vegeta (pensando): ¿Desde cuándo Bulma es psiquiatra?

Bulma: Además lo que me molesta es que esa coraza sea más importante que yo, que guardar las apariencias sirva de excusa para humillarme delante de todos.

Vegeta: Lo siento, prometo que no volverá a ocurrir, ¿me perdonas?

Bulma: No lo sé, ya me estoy cansando de aguantar tu orgullo.

Vegeta: Te prometo que cambiaré, pero te pido que me ayudes, ya te dije que no estoy acostumbrado a ser sociable.

Bulma: Está bien, ¿seguro que no volverá a pasar?

Vegeta: Seguro, ¿y?

Bulma: Claro que te perdono, ¿cómo podría no hacerlo?… ¿Sabes algo?, te quiero.

Esas palabras volvieron a hacer mella en el orgullo de Vegeta, que cada día se debilitaba más aunque él no tenía la menor intención de hacer algo para evitarlo; además Vegeta era incapaz de ocultarle a Bulma lo que sentía por ella.

Vegeta: Yo también te quiero, Bulma.

Luego se acercaron y se dieron un beso de amor, tierno, apasionado, en fin, un beso de dos personas que se aman.

Autor: Digna de una novela, ¿no? Lo reconozco, soy un romántico empedernido y podría pasarme años escribiendo la historia de amor de Bulma y Vegeta, pero supongo que ustedes querrán saber qué va a pasar con los Vampiros.

El beso pudo durar horas, pero fue interrumpido por la llegada de dos naves provenientes del espacio, los dos se fueron donde estaban los demás y estos no pudieron contener el asombro al verlos llegar juntos y tomados de la mano.

Vegeta: ¿Qué están mirando?

Bulma: Vegeta.

Vegeta: Grrrrr… Lo siento si fui impertinente.

Todos: ¡¡¿Qué?!!

Y casi ocurre un desmayo colectivo.

Vegeta: No se emocionen, lo que pasa es que me encuentro de buen humor porque al fin llegaron esos fulanos Vampiros.

Todos (murmurando): Sí, como no.

Vegeta (al oído de Bulma): Si después de esto dudas que te quiero y que estoy dispuesto a cambiar, te mato ¿me oyes?

Bulma deja escapar una ligera sonrisa; pero los Vampiros comienzan a bajar y llegan donde están los Guerreros Z. Eran cien en total.

Tania: Como lo supuse, son 80 robots, 16 guerreros comunes y 4 nobles.

Tom: ¿Quiénes son los nobles?

Tania: ¡No puede ser!, son Rego, Meitrol, Fergol y Renksae.

Vegeta: ¿Guerreros Comunes?, ¿Nobles?, ¿Podrían explicarme?

Tom: Los Guerreros Comunes son Vampiros ordinarios.

Tania: Los nobles somos aquellos que nacemos con un don especial, el cual es diferente para cada uno y sólo lo puede hacer el que lo recibe, por ejemplo mi don es la invisibilidad y el de Tom es la teletransportación.

Vegeta: Interesante.

Trunks: ¿Te quedarás aquí, mamá?

Bulma: No sería mala idea, quisiera ver a esos seres.

Vegeta: De ninguna manera, eso es muy peligroso.

Todos: Ooohhhhh…

Vegeta: ¿Tienen algún problema?, es mi esposa, ¿no? Kakaroto, voy a exigirte un favor y más te vale que lo hagas bien.

Gokú: ¿Qué quieres?

Vegeta: Quiero que lleves a Bulma a la base.

Gokú: Está bien. Vamos, Bulma.

Y en un segundo Gokú va y viene.

Gokú: Aquí estoy.

Tania: A tiempo, aquí están.

Rego: Hola… ¡¿Tom?!… ¡¿Tania?!

Tom: Nos volvemos a ver.

Rego: Así que es aquí donde están los desterrados.

Fergol (irónico): El Príncipe y la Princesa de los Vampiros terminaron aliados con un grupo de… ¿Eh?, ¿Saiayins y humanos?

Renksae: Así que aquí terminó la resistencia, creo que eliminaremos dos pájaros de un mismo tiro.

Meitrol: Ya hemos hablado demasiado.

Rego: Tienes razón… Soldados, ¡ataquen!

La lucha da inicio y los Guerreros Z se las ven negras para vencer a los robots; Krilin y #18 pelean contra diez; Pan y #17 con otros diez y así los demás.

#18: Son muy fuertes.

Soldado: Claro, somos Super Androides.

#17: Ya verán quiénes son los super androides.

La pelea continuó y los guerreros Z lograron voltear la batalla y terminaron eliminando a los robots.

Rego: Muy impresionante, veo que no son tan débiles después de todo.

Tom: Eres un imbécil, no sabes con quién estás tratando.

Meitrol: Pudieron vencer a los soldados, pero no podrán vencer a los Guerreros comunes.

Renksae: Y si por algún milagro lo logran, tendrán el honor de ser asesinados por nosotros.

La lucha se reinicia y los 16 Guerreros Comunes pelean contra los Guerreros Z. En las primeras de cambio, Krilin y #17 son gravemente heridos.

#18: ¡Krilin!; ¡¡NOOOO!!, van a morir.

Pan: Me las pagarán, malditos.

Poco a poco los Guerreros Z fueron cayendo; Pan y #18 fueron derrotadas, pero no sin antes eliminar a dos guerreros, la pelea sigue y se torna más difícil.

Gohan: Son muy fuertes, ahora verán. ¡Kame Hame ha!

Soldado: ¡Haaaa!

El poder de Gohan es vencido y Gohan es lanzado lejos del lugar, Goten y Trunks también son derrotados junto con Piccoro y Marrón, quien a pesar de ser Vampiresa aún no podía transformarse en plena batalla, necesitaba algo de tiempo y eso era lo que menos tenía y al tratar de hacerlo fue vencida de un golpe. Luego de una dura batalla los, Guerreros Z logran vencer a los comunes y en ese momento quedan en pie Gokú, Vegeta, Tom y Tania.

Rego: Excelente, ahora morirán.

Gokú: No lo creo.

Vegeta: Yo tampoco.

Gokú y Vegeta, que estaban en SSJ3, elevan el Ki al máximo.

Meitrol: Son demasiado fuertes para ser Saiayins.

Renksae: Pero aún no superan nuestros poderes, ataquemos.

Comienza el duelo. Renksae se enfrenta a Gokú, Meitrol a Vegeta, Fergol a Tania y Rego a Tom.

Renksae: ¡Dark Ball!

Gokú: ¡Argggghhhh!

Meitrol: ¡¡Lasser Light!!

Vegeta: ¡¡Big Bang Attack!!

Los poderes chocan, pero Vegeta no puede detener la energía del vampiro y recibe el ataque.

Tom: ¡¡Multiplicity!!

Tania: ¡¡Stone Light!!

Rego: ¿Crees que con esos trucos me ganarás?

Rego, quien no puede saber quién de los tres Tom es el verdadero, es golpeado, pero se repone de inmediato y el contraataque es demoledor. Por su parte, Fergol esquiva el poder de Tania y la golpea en el estómago. La lucha sigue, pero Gokú y Vegeta están siendo apaleados y es cuando Gokú decide huir y se lleva a Vegeta, mientras sus oponentes los siguen a cierta distancia.

Vegeta: ¿Qué haces, Kakaroto?

Gokú: Si seguimos así moriremos.

Vegeta: Tienes razón, ¿qué vamos a hacer?

Gokú: ¿Recuerdas lo que nos dijo Tom de la Energía Interior?

Vegeta: Sí.

Tom: Vamos, hagan un esfuerzo, pongan su energía al mínimo y luego expúlsenla de un golpe, así liberarán todo su Ki, pero para ello sus mentes deben estar en blanco y deben tener la convicción de hacerlo.

Vegeta: Pero recuerda que por más que lo intentamos, no conseguimos nada.

Gokú: Es nuestra única esperanza.

Gokú se teletransporta junto con Vegeta a otro lugar.

Gokú: Vamos a intentarlo.

Vegeta: Bien.

Pero por más que lo intentan no logran nada y los otros Vampiros ya estaban cerca de ellos.

Gokú: Allí vienen, puedo sentirlos.

Vegeta: No voy a dejar que me maten ahora que estoy a punto de empezar una nueva vida con Bulma.

Gokú: Tienes razón, no debemos rendirnos, tenemos que ganar, por nuestras familias, por nosotros y por nuestra raza.

Vegeta: ¿Nuestra raza?

Gokú: Sí, debo reconocer de una vez por todas que soy un saiayin y que debo defender a mi raza hasta con mi vida.

Vegeta: Jamás pensé que te escucharía hablar así, Bardock estaría orgulloso; vamos, volvamos a intentarlo, esta vez lo lograremos.

Gokú: ¿Bardock?, ¿Quién es, un antiguo héroe saiayin?

Vegeta: Veo que sigues siendo un estúpido, Bardock es tu padre.

Gokú: M… m… ¿Mi padre?

Vegeta: Sí.

Gokú: Vaya, ¿podrías decirme cómo era él? ¿acaso lo conociste?

Vegeta: Claro que no, Radditz habló de él una vez, ¿pero crees que tenemos tiempo para que te relate su historia?

Gokú: Está bien, pero ¿después de esto me contarás?

Vegeta: Tal vez.

Gokú: Nunca cambiarás.

Vegeta: Ese es mi problema y si quieres que te cuente, primero debemos acabar con esos seres.