Jaki – Capítulo 2


Trunks: Así que éste es el nuevo gimnasio de Mr. Satan.

Jaki: Sí. ¿No es bonito? Es mucho más grande que el anterior. Como cada día vienen más estudiantes a entrenar, tuvieron que construir uno con mayor infraestructura.

Trunks: Bueno, yo ya me tengo que ir, o llegaré tarde a clases.

Jaki: Qué pena que también tengas clases los sábados, te veo mucho menos.

Trunks: No te quejes, que tú te pasas todo el día entrenando.

Jaki: Podrías entrenar conmigo.

Trunks: No, gracias. Ya hemos hablado de esto, Jaki, y sabes que mi mamá no quiere porque me quita tiempo para estudiar.

Jaki: No es justo, me dejas sola.

Jaki se amurra y Trunks la abraza y le da un apasionado beso en los labios.

Trunks: ¿Eso sirve de consuelo?

Jaki: Sí, algo.

Trunks: Ya, me tengo que ir. Quedé de juntarme con Goten antes de ir a clases para buscarle un regalo a Marron.

Jaki: ¿Un regalo?

Trunks: Sí, está de cumpleaños la próxima semana y hará una fiesta.

Jaki: ¿Y por qué no me has invitado a ir contigo?

Trunks: Pues… supuse que no te interesaría; apenas conoces a Marron.

Jaki: Bueno, eso es cierto, sólo cruzamos un par de palabras el día que nos conocimos. ¿Quién va a estar ahí?

Trunks: Goten, y también su novia.

Jaki: ¿Saira? ¿Con la cual cenamos una vez?

Trunks: La misma, y también va a estar Videl, y mi mamá.

Jaki: Entonces lo pensaré.

Trunks: ¿Pensarás en que?

Jaki: En acompañarte, tonto.

Trunks: Er… bien, adiós.

Jaki se despide de Trunks con un beso y entra al gimnasio.

Videl: Por lo visto ustedes dos se llevan muy bien.

Jaki: ¡Videl! ¿Qué haces aquí?

Videl: Estoy en mi día libre.

Jaki: Que es una vez al año.

Videl: No es para tanto. Y bien, ¿qué hay entre tú y Trunks?

Jaki: ¿No es lindo? Llevamos saliendo juntos dos meses ya.

Videl: Qué bien, Trunks es un buen chico.

Jaki: Sí, lo es. Videl, ya que estás en tu día libre, ¿por qué no luchamos un poco?

Videl: Er… pues… no creo…

Jaki: Vamos, inauguremos este lugar.

La chica arrastra a la hija de Mr. Satan hasta el campo de entrenamiento. Aún no llegaba nadie más.

Videl: “¿Y ahora qué?” ¡Ah! Jaki, lo siento, quedé de salir con Gohan dentro de un rato. Me tengo que ir, adiós.

Jaki: Espera… mierda, se me escapó de nuevo.

En efecto, en un abrir y cerrar de ojos, Videl ya no estaba allí.

El resto del día pasó con tranquilidad en el nuevo gimnasio Satan.

Satan: Jaki, no dejes inconscientes a tus compañeras, sólo es una practica.

Jaki: Lo siento, lo siento.

Y así, más tarde…

Jaki: ¿Alguien sabe dónde está el baño?

???: Está al lado de la oficina de Mr. Satan.

Jaki: Gracias.

La chica se dirige hacia el baño cuando se encuentra con una chica que parecía perdida. Esa chica era ni más ni menos que #18.

Jaki: ¿Se te ofrece algo?

#18: ¿Dónde está Satan?

Jakeline frunció el ceño. Esa chica le daba mala espina.

Jaki: Por aquí.

La muchacha le indica la oficina a la androide y abre la puerta.

Jaki: ¿Mr. Satan?

Satan: Dime.

Jaki: Aquí lo buscan.

La androide entra a la habitación y Jaki logra captar la cara de terror del héroe del mundo al ver a la chica rubia. Ésta sólo sonríe.

Satan: ¡¡#18!!

#18: ¿Qué tal, Satan? Tiempo sin vernos.

Jaki: “Esta chica es demasiado imprudente. Su tono irónico me molesta”

Satan: ¿Qué-qué-qué haces aquí? Se supone que tenías que ir a mi casa dentro de dos semanas.

#18: Este lugar está mucho más cerca. Y se nota que gastaste mucho dinero en construirlo.

Satan: No tanto…

El héroe del mundo se percata de que Jaki aún está ahí.

Satan: Eh, Jaki, esto es un asunto privado, puedes retirarte.

Jaki: Ya…

La chica sale algo extrañada de la oficina y se dirige al baño. Pero mientras hacía sus necesidades escucha ruidos de objetos romperse al lado y se apura en terminar para ir a averiguar. Cuando estaba a punto de entrar a la oficina, escucha hablar a Mr. Satan.

Satan: Lo siento, pero no tengo el dinero.

Jaki se sorprende al escuchar eso y decide no intervenir y quedarse a oír el resto de la conversación tras la puerta.

Satan: Con la construcción de este gimnasio se me acabó todo el dinero.

#18: O sea que gastaste MI dinero en este gimnasio.

Se escucha otro objeto romperse.

Satan: No, no, lo que pasa es que pensaba recuperar el dinero entre las próximas dos semanas, pero te adelantaste.

#18: Y te preguntarás porqué, ¿no? Verás, la próxima semana está de cumpleaños Marron, el número 15, y quiero hacerle un bonito regalo, más caro que lo de costumbre.

Jaki: “¿Será la misma Marron que mencionó Trunks?”

Satan: Claro, la pequeña Marron, ¿cómo está ella?

#18: ¿Y a ti qué te importa?

Satan: Bu…bueno, mi hija está casada con Gohan, que es hermano de Goten, que es muy amigo de Marron… somos todos una familia.

#18: Claro, especialmente porque sabes que cualquiera de nosotros puede delatarte. Es una suerte que Videl haya visto la realidad.

Jaki: “¿Qué realidad?”

#18: ¡Deja de dar tantas vueltas y dame mi dinero! Alégrate que no te haya cobrado los 200 millones de zenies de una sola vez hace once años.

Jaki: “¡200 millones!”

Satan: Lo sé, fuiste muy generosa al cobrarme sólo un poco cada año. Hey, un momento, ¿desde cuando se sumaron 100 millones más?

#18: 20 millones por dejarte ganar el Tenkaichi Budokai, 80 millones por salvarte el pellejo aquella vez contra Broli, y 100 millones más para pagar mi silencio.

Satan: ¿Tu silencio?

#18: Claro, ¿o quieres que todo el mundo se entere que no fuiste tú el que venció a Cell?

Jaki: ¡¡¡¿QUÉ?!!!

Jaki se tapa la boca y se esconde en el baño rápidamente, justo antes que Satan abra la puerta para ver quién gritó. Al ver que no hay nadie, vuelve a cerrarla, y Jaki sale y se vuelve a apoyar en la puerta para escuchar.

Satan: Baja la voz, alguien pudo haber oído.

#18: ¿Y tú crees que me importa? Fue torpeza tuya hacerte pasar por el héroe del mundo.

Satan: Era la situación del momento, el mundo necesitaba un héroe.

#18: Bastaba con decir que no alcanzaste a pelear de nuevo porque los otros guerreros vencieron antes a Cell; hubieses dicho la verdad y no estarías en esta situación ahora.

Satan: Eso hubiese estado bien, lástima que no se me ocurrió en ese momento…

#18: Ya gasté mucho tiempo aquí, ¡quiero mi dinero! ¿O quieres que destroce este lugar? Más que más, fue hecho con MI dinero.

Satan: No, por favor, sólo espera un poco.

El asustado luchador ocupa el teléfono.

Satan: Aló, ¿con el Banco Satan? Ja, ja, soy yo, el gran Mr. Satan, quisiera pedir un préstamo de 10 millones de zenies y que me los traigan al nuevo gimnasio inmediatamente.

Cuelga.

Satan: Listo, el dinero viene enseguida.

Se produce un pequeño silencio, que luego se vuelve más largo e incluso insoportable, pero Satan lo rompe.

Satan: Y… ¿qué cuentas?

#18: ¿Qué cuento de qué?

Satan: No sé… ¿Qué ha sido de Goku últimamente?

#18: Entrenando en el templo de Kamisama. ¿Desde cuándo tanto interés por Goku?

Satan: Bueno, es de la familia.

#18: Me alegra no ser parte de la tuya.

Otro silencio. #18 se aburre y rompe una ventana.

#18: Deberías poner aire acondicionado.

Satan: Claro, claro “¿por qué se demorarán tanto con el dinero?”

Silencio de nuevo.

Satan: Y… ¿cómo va el entrenamiento de Pan?

#18: Bien. Sacó la fuerza y las ganas de su abuelo.

Satan: Vaya, me halagas.

#18: No tú, idiota, me refiero a Goku, ¿o crees que con una fuerza tan mediocre como la tuya tendrías una nieta así?

Satan: Pues, yo tuve una hija muy fuerte.

#18: Cierto. Incluso era más fuerte que tú antes de conocernos y ponerse a entrenar en serio.

Satan: ¿Ah, sí?

#18: ¿Ni siquiera de eso te diste cuenta?

Satan: En realidad, nunca miré mucho sus peleas cuando era pequeña…

#18: Pues ponte orgulloso, ya que junto con Krilin es la humana más fuerte del mundo.

Satan: Pensé que Goku era él más fuerte, y Gohan, y Vegeta, y tú…

#18: ¿Y qué te hace pensar que somos completamente humanos?

Satan: Ah, cierto, Videl me contó de eso una vez.

Jaki: “¿Contar qué? Diablos, ¿de qué hablan? Ese nombre… Goku…, así que él es el otro abuelo de Pan, el que mencionó Trunks una vez. ¿Qué relación tiene Trunks en todo esto?, ¿Será cierto lo que dijo esa chica? ¿Satan no fue quien venció a Cell? ¿Y quien fue entonces? ¿Los guerreros dorados?”

Jaki sigue haciéndose preguntas hasta que escucha pasos acercándose, y va a esconderse al baño. Era un tipo con corbata, con una maleta bastante grande. El desconocido golpea la puerta de la oficina y luego entra. Al rato sale, sin la maleta, y se va. Jaki se vuelve a instalar para escuchar.

#18: Bien, está todo, me voy.

Satan: Menos mal.

#18: ¿Qué dijiste?

Satan: Nada, nada, saludos a Krilin y a Marron.

#18: Nos veremos dentro de un año, si es que no necesito dinero antes. Ah, por cierto, durante todo este tiempo ha habido alguien tras la puerta; lo escuchó todo.

Satan: ¡¿Qué?!

Sin dudarlo, Satan sale corriendo y abre la puerta, pero no hay nadie allí.

Satan: “Qué alivio, 18 sólo me quería asustar”

#18: Es rápida.

Cierto: apenas sintió que Satan se acercaba, Jaki corrió lejos.

Jaki: ¿Qué fue todo eso que escuché? ¿Será cierto? ¿Cómo hago para averiguarlo?

 

En la Corporación Cápsula…

Jaki: Hola. ¿Está Trunks?

Bulma: Ah, pero si eres tú, Jaki. Pasa. Mamá, avísale a Trunks que su novia esta aquí. Y bien, ¿cómo se ha portado Trunks contigo? ¿Te ha causado algún problema? Es inexperto en materia amorosa, y es normal que cometa errores, pero si hace algo indebido me dices y yo…

Trunks: ¡Mamá! ¿Qué estás diciendo?

Bulma: Nada. Los dejo solos.

Trunks: Hola, guapa.

El sayajin la besa en los labios, pero ésta no le responde.

Trunks: ¿Pasa algo?

Jaki: Tenemos que hablar.

Ambos se instalan debajo de un enorme árbol en un rincón del jardín de la Corporación.

Trunks: ¿No ibas a salir con unas amigas?

Jaki: Cancelé. Trunks, dime algo: me amas, ¿no?

Trunks: Claro que sí.

Jaki: Y me dirías hasta el más mínimo detalle sobre ti si te lo pidiera, ¿no es así?

Trunks: Bueno… mi vida es muy aburrida, no creo que te interese.

Jaki: No me escondes nada, ¿verdad?

Trunks: ¿Qué te podría esconder?

El pobre chico estaba claramente nervioso. No sabía hasta dónde podría llegar la conversación.

Jaki: ¿Cómo llegaste a ser amigo de Goten y Marron?

Trunks: Los conozco desde muy pequeño; siempre han estado conmigo.

Jaki: ¿Por qué?

Trunks: ¿Cómo por qué? Fue así, simplemente.

Jaki: Y ellos son tus mejores amigos, ¿cierto? Y te lo cuentan todo, ¿no?

Trunks: Sí. ¿Por qué me preguntas eso, Jaki?

Jaki: Curiosidad. ¿Quién es Goku?

Trunks: El papá de Goten, ¿cómo sabes de él?

Jaki: Tu madre lo menciona a veces. Cuéntame de él.

Trunks: Pues, es muy amigo de mis padres, a pesar de que mi papá no le demuestra mucho cariño. Una gran persona, aunque como jefe de familia deja mucho que desear.

Jaki: Es un luchador, ¿cierto?

Trunks: Sí, es un luchador. En estos momentos esta entrenando a un niño en… las montañas.

Jaki: Aja, pero, ¿es fuerte?

Trunks: Pues… sí.

Jaki: ¿Más fuerte que Mr. Satan?

Trunks: ¿Pero qué pregunta es ésa? ¿Acaso hay alguien más fuerte que el gran Mr. Satan?

Jaki: Eso te estoy preguntando.

Trunks: ¿Por qué habría de saber yo eso?

Jaki: Nunca está de más preguntar.

Trunks: Tú… ¿sabes algo?

Jaki: ¿Saber algo de qué?

Trunks: Nada, es sólo que suenas como si me insinuaras algo.

Jaki: Ideas tuyas.

Trunks: Ya…

De pronto, Trunks siente un ki familiar. Goten iba volando hacia allí. Trunks actúa y besa a Jaki para que no lo vea llegar. Luego de que Goten aterriza, la suelta.

Trunks: Te amo. Ah, hola, Goten. ¿Qué haces aquí?

Goten: ¿Cómo que “qué hago aquí”? Quedamos de salir hoy; Marron está por llegar.

Trunks: Ah, cierto… pues…

Jaki: Hola, Goten.

Goten: Ah, hola, Jakeline. Trunks, ¿cancelas de nuevo?

Trunks: Verás…

Jaki: Si es por mí, no se preocupen. Yo ya me voy.

Trunks: Puedes venir con nosotros.

Jaki: No, gracias, me tengo que ir. Ah, ¿recuerdas lo de la fiesta de la que me hablaste esta mañana? Voy a ir contigo. Adiós, amor.

Trunks: Adiós.

Jaki le da un pequeño beso a Trunks y se aleja, pero no se va de la casa, sino que se esconde dentro de ella, y mira discretamente al par de sayajins por la ventana.

Jaki: “Me molesta esto de escuchar a escondidas, pero no hay otra manera”

Trunks: ¿Cómo se te ocurre llegar de esa manera? ¿Acaso no sentiste que Jaki estaba conmigo?

Goten: Discúlpame, Trunks, pero no conozco lo suficiente a Jakeline como para reconocerle el ki.

Trunks: Sabes que si sientes cualquier ki extraño debes entrar por la puerta.

Goten: Bueno, sería muy gracioso verle la cara si me viera llegar volando.

Trunks: Sí, claro, muy gracioso.

Goten: Oh, Trunks, no te enojes. Se nota que te gusta mucho.

Trunks: Pues… sí.

Goten: Entonces dile la verdad.

Trunks: Claro, seguro que después de que le diga que la persona que ella idolatra es, en realidad, un estafador, y que ha vivido toda su vida bajo una mentira, y que todo lo que piensa la gente del gran Mr. Satan son tonterías, me creerá y seguirá saliendo conmigo.

Goten: No te pongas tan dramático, y no exageres, que no es para tanto. Toma el ejemplo de Esmeralda.

Trunks: ¿Quién?

Goten: La esposa de Yamcha.

Trunks: Ah, pues no sé cómo le habrá hecho Yamcha, pero yo no me voy a arriesgar a perder a Jaki.

Goten: ¿Y cuando le dirás la verdad? ¿Cuándo lleven un año de casados o cuando sus hijos se transformen en super sayajins?

Trunks: ¡Nadie ha hablado de casarse!

Goten: Ya, ya, no te enojes.

Trunks: Cambiemos de tema… ¿Cómo está Saira?

Goten: Pues, terminamos.

Trunks: ¿Te dejó por otro?

Goten: No, no es eso. Yo la dejé, y no quiero hablar de eso.

Trunks: Pero…

Marron: Hola, ya llegué.

La androide aterriza cerca de los sayajins, dejando asombrada a Jaki.

Goten: ¿Cómo está la cumpleañera más guapa de esta región?

Marron: Muy bien. ¿Desde cuándo tan halagador, Goten?

Goten: Siempre lo he sido.

Trunks: ¿Cómo estás, pequeña?

Marron: ¿Qué? ¿Te conozco? Ah, sí, creo que te conozco, tú eres aquel chico que le besa los pies a la mejor alumna de Mr. Satan.

Trunks: ¿Todavía estás enojada por eso?

Marron: ¿Cómo por eso? En estos dos meses ya nos has cancelado doce veces. ¡Doce veces! ¿Sabes lo que eso? Y no fue precisamente para estudiar. Es un milagro de Dende que hoy no hayas cancelado.

Goten: Casi lo hace.

Marron: Acéptalo, hombre, estás esclavizado, te tiene en la palma de su mano.

Trunks: ¡No es así!

Goten: Ya, no se peleen. Trunks, ¿tienes los radares?

Trunks: Sí.

Goten: Entonces vamos, así reuniremos las esferas del dragón en una sola noche. Pero antes, una pregunta, amigo, ¿cómo pensabas hacer participar a Jakeline en esto?

Marron: ¿Pensabas hacerla participar?

Trunks: Bueno, si le decía que era una búsqueda de tesoros, entendería.

Goten: Especialmente al verte volar.

Trunks: No nos iríamos volando.

Marron: Y te volverías más lento.

Goten: Menos mal que no quiso venir. Ya vámonos.

Y los tres chicos emprenden vuelo y se pierden en la distancia. Jaki se asoma sorprendida.

Jaki: Eso último no me lo esperaba. Mi novio, literalmente, está en las nubes.