Capítulo 9: “El fruto de nuestro amor… Pan”

Te negaré tres vecesantes de que llegue el alba
me fundiré en la noche donde
me aguarda la nada
me perderé en la angustia a buscarme y no encontrarme
te encontraré en la luz que se me esconde tras el alma.

Han pasado ya ocho meses desde que nuestros protagonistas se casaron y por consecuencia Videl también lleva ocho meses de embarazo, el cual le había costado mucho dolor y fuerza. Se sentía muy débil, todo el día se la pasaba acostada; el doctor les dijo que eso era normal, pero que no se arriesgaran y que se la pasara descansando, pues el bebé tenía mucha fuerza y necesitaba mucha energía de parte de su mamá, quien ya no aguantaba más estar así, pero estaba feliz, sobre todo porque Gohan no se separaba de ella y cuando éste se iba a trabajar le hablaba por teléfono muy seguido para que no se sintiera sola, aunque no hacía falta, porque Milk estaba con ella mientras su hijo trabajaba, lo hacía porque su nuera era muy joven y por ser su primer embarazo tenía que estar en reposo. Se notaba que ella era la esposa de un saiyajin y sabía lo que era pasar por eso. Además, no le costaba ningún trabajo, pues ellos vivían a lado de su casa; Videl lo quiso así porque quería vivir en el campo, quería saber qué se sentía vivir fuera de la civilización y de todo ese ruido que generaba la gran ciudad y nunca se arrepintió. Eran las tres de la mañana cuando de pronto…

GH: ¿Ocurre algo, amor? ¿No puedes dormir? –le dijo a su esposa medio adormilado, pues sentía las molestias de ella.

VD: No, ¿y sabes qué es lo peor?… Me está dando un hambre bruta –dijo mientras se incorporaba en la cama.

GH: ¿Quieres que baje por algo a la cocina? –le dijo mientras le acariciaba el vientre.

VD: Pero de lo que se me antoja no hay nada.

GH: Y a ver, ¿qué se le antoja a la reina de la casa? –le respondió dulcemente, no era algo raro desde el quinto mes de embarazo para acá, pues le consentía en todo lo que ella pedía.

VD: ¿A la reina? Qué se le antoja al príncipe o princesa de la casa, mejor dicho.

GH: Está bien, está bien… voy por ello. –Se levantó de la cama, se puso su bata y se acercaba a la ventana de su alcoba.

VD: ¿A dónde vas si todavía no te digo nada, eh?

GH: Veamos, quieres unas fresas con crema congeladas, una pizza de carnes frías, una malteada de fresa, una gelatina de fresa, un pastel de fresa, unos chocolates y unas fresas frescas, ¿¿no?? –preguntó de una manera pensativa pero precisa, porque sabía perfectamente que en las últimas noches a Videl le daban antojos incontrolables por las fresas.

VD: Y un helado de fresa, cielo –agregó cómicamente.

GH: O.k. Ahora vengo –y salió por la ventana.

VD: Tu padre es un amor, ¿no, bebé? –y por respuesta tuvo una ligera patada de su bebé, quien ya se empezaba a mover más en el vientre materno.

Después de una media hora, Gohan llegó por la ventana. Parecía Santa Claus de tantas cosas que traía. Se dirigió a una mesita que tenían especialmente para los antojos nocturnos de Videl, después caminó hacia su cama y tomó a su esposa en sus brazos y la depositó en una silla y así empezaron a comer, cuando de pronto Gohan sintió un dolor en el estómago que hizo que se mareara un poco. Se volteó a verle el rostro a Videl, quien lo miraba preocupada y vio cómo se levantaba y se acercaba a la ventana para tomar aire fresco. Segundos después el dolor desapareció y Gohan se dirigió al lado de su esposa.

GH: Vi-Videl, el bebé ya-ya va a na-nacer –le dijo muy nervioso.

VD: ¿Cómo lo sabes?

GH: Porque sentí un dolor y un impulso por decírtelo. –Antes de que terminara de hablar, vio cómo ella se ponía pálida y daba un grito de dolor.

VD: Aggg, ah, ah, Gohan tienes razón… agh agh… ya va a nacer, aggghhh… Me duele mucho… agh –le dijo mientras se sobaba el vientre.

GH: Tranquila, enseguida nos vamos al hospital. Déjame, guardo un poco de ropa y nos vamos, ¿sí?

VD: No… agh agh… no soporto el dolor… llévame ya, por favor… ahh.

GH: Está bien, vámonos ya. –La toma en sus brazos y salen volando a toda velocidad.


 

…Desangraré caminos sin salidas como muros

recorreré los cuerpos desolados sin futuro

destruiré los mitos que me he formado uno a uno

y pensaré en tu amor este amor nuestro tibio y puro.


 

GK: Mmm? ¿quién llamará a las cinco de la mañana? Milk sigue dormida, será mejor que conteste yo –dijo extendiendo su brazo hasta alcanzar al teléfono que estaba en su buró–. ¿Sí?

GH: Papá, soy yo, Gohan. Te llamo del Hospital de la Capital, Videl ya comenzó con el trabajo de parto, el bebé ya va a nacer.

GK: ¿¿En serio??, ¡¡¡qué bien!!! Vamos para allá. –Colgó y se dirigió a su esposa que despertó con semejante grito que dio de la emoción–. Amor, ya va a nacer el bebé –y saltó de la cama para ponerse su ropa.

MK: Que ya va a nacer el bebé… ¿¿Qué??? ¿El bebé de Gohan y Videl? –dijo levantándose de la cama rápidamente para comenzar a vestirse–. Pero si todavía falta un mes para que sean los nueve meses.

GK: Tú me dijiste una vez que a veces los bebés se adelantan, ¿no? Anda, apúrate a vestirte en lo que yo llamo a los demás.


 

…Te veo sonreír sin lamentarte una herida

cuando me vi partir pensé que no tendrías vida

que gloria te tocó, qué ángel te amó que has renacido,

qué milagro se dio cuando el amor volvía a tu nido.


 

GH: Te ves hermosa –y le acarició el rostro a Videl, quien se encontraba acostada y sufriendo por las contracciones del parto.

VD: ¿De verdad te parezco linda? –le dijo con dificultad por su condición.

GH: Para mí eres la mujer más linda del mundo, preciosa. –Le besó en los labios. Alguien abre la puerta.

GK: ¡¡¡Hola!!! –dijo con su clásica sonrisa en la cara. Venía acompañado por Milk, Bulma, Vegeta (que traía cara de pocos amigos), Goten y Trunks.

GH: ¡¡¡Papá, mamá, gracias a todos por venir!!! –y se acercó para cargar a su hermano.

MK: Hola, pequeña. ¿Cómo te sientes?

VD: Mal… agh… pero feliz también… agh.

BL: Krilin me dijo que no tardaría en llegar… Respira profundo, eso te ayudará –pero Videl sintió que venía una contracción peor y rápidamente se aferró al colchón y le habló a su marido.

VD: ¡¡¡¡GOHAN!!!!… Me duele… Ya va a nacer… ahhhhhh. –Gohan corrió al lado de Videl y le tomó su mano, enseguida le pidió a alguien que fuera por el doctor. Unos minutos más tarde llegó con cuatro enfermeras a su lado y con mucho cuidado la llevaron en una camilla hacia el quirófano. Al lado de Videl iba Gohan, aún tomándole la mano–. Tengo miedo, Gohan.

GH: Yo estaré contigo. –Apretó su mano y entraron al quirófano.


 

…Qué puedo hacer, quiero saber que me atormenté en mi interior

si es el dolor que empieza a ser miedo a perder lo que se amó.

Te veo sonreír sin lamentarte una herida

cuando me vi partir pensé que no tendrías vida

qué gloria te tocó, qué ángel te amó que has renacido

qué milagro se dio cuando el amor volvía a tu nido.


 

Después de una hora de dolor y esfuerzos, Videl y Gohan salieron del quirófano. El parto había tenido un momento de tensión porque Videl no podía con el dolor y el bebé no podía salir, pero la presencia de Gohan le dio fuerzas para continuar. Krilin, No. 18, Yamcha, Piccoro y Mr.Satán ya habían llegado y junto con los demás los esperaban en el cuarto de los felices papás. Gohan abrió la puerta y entraron unas enfermeras que traían a Videl en la misma camilla y junto con Gohan la acostaron en la cama.

MS: ¿Cómo está, Gohan? –y caminó hacia el otro lado de la cama de Videl.

MK: ¿Y el bebé? –preguntó ansiosa por conocer a su nieto o ¿nieta?

BL: Sí, ¿qué fue? ¿Niño o niña? –preguntó emocionada, pero Gohan no contestó sino hasta que Videl despertó con mucho cansancio.

VD: ¿Qué pasó? ¿Gohan? ¿Dónde está mi bebé? –Ella tampoco sabía si era niña o niño.

GH: En un momento estará aquí. –Le besó su frente y Videl pudo ver en sus ojos un aire de felicidad que no entendía–. Te amo, preciosa. –La besó en los labios; después entró una enfermera con el bebé envuelto en una toalla blanca.

Enfermera: Tome, señora. ¡¡¡Felicidades, tuvo una hermosa niña!!! –Videl casi se vuelve a desmayar cuando supo que era una niña, y sobre todo cuando la tuvo entre sus manos.

VD: Ay, pero qué hermosa, es tan pequeña… Gohan, se parece mucho a ti –le dijo mientras le tocaba una manita a su pequeña. Gohan, quien estaba junto a ella y enfrente de su hija, le tocó muy delicadamente su carita y la bebé despertó y se topó con la mirada de sus padres, a quienes de inmediato reconoció y les sonrió.

GH: Tal vez se parece a mí, pero tiene tu sonrisa. –De pronto todos se acercaron y vieron a la pequeña. Ésta, cuando vio a Gokú, le tendió una mano para que se acercara, éste la alzó en sus fuertes brazos y la cargó. La pequeña jugó con sus dedos y se giró para ver a la persona que estaba a su lado, y comenzó a reír. Mr.Satán, cuando la vio, se acercó para cargarla, la bebé se dejó abrazar y cargar por todos sin llorar, cosa que hasta Vegeta le agradó.

VD: Es muy linda… ¿Estás contento?

GH: Sabía que iba a ser niña –fue su respuesta. Videl no entendió.

VD: ¿Qué? ¿Cómo lo supiste?

GH: Eran muchas fresas las que comías, jeje. –Se besaron.


 

…Qué puedo hacer quiero saber que me atormenté en mi interior

si es el dolor que empieza a ser miedo a perder lo que se amó.


 

Ya hacía tres días que la bebé había nacido y Gohan y Videl se encontraban solos con la bebé en su alcoba…

GH: ¿Y qué nombre quieres ponerle? –le dijo a su esposa, quien estaba alimentando a su hija, mientras él la abrazaba.

VD: El que tú quieras, de hecho quiero que tú le pongas el nombre –y se separó de la bebé porque se había quedado dormida tomando su leche, se levantó y la puso en su cuna. Claro, después de sacarle el aire y arrullarla para volverla a dormir. Regresó al lado de su esposo, quien estaba esperándola acostado. Se acostó–. ¿Ya has pensado en alguno?

GH: Había pensado en ponerle… Pan. ¿Te agrada?

VD: Me encanta la idea, cielo. Se llamará Pan. –Hubo un silencio y después Gohan habló:

GH: Videl, te amo con toda mi alma, quiero que sepas que me has hecho el hombre más feliz del mundo.

VD: Yo también te amo, Gohan, con todo mi corazón. –Se abrazaron e instantáneamente se quedaron dormidos.


 

¿Será que eres el amor de mi vida?…

Pablo Milanés


 

Los siguientes días todo fue paz y felicidad para todos, en la casa Son siempre había mucha alegría cuando iba Pan a visitar a sus abuelos al igual que la casa Satán. Todos vivieron felices, Pan creció rodeada de amor y por duros entrenamientos; con lo que respecta a Gohan y Videl, cada día se amaban más; el resto de la historia… ustedes ya la conocen…

 

 

F I N

 

 

Agradecimiento: Antes que nada espero que hayan disfrutado esta historia… Gracias por todos sus e-mails que enviaron, sin ellos no hubiera podido seguir escribiendo ciertas cosas, jeje. Por otro lado, le quiero agradecer a mi madrina Zirta, Mr.Satán, Vejichan y Fer, por haberme dado la oportunidad y publicar mi historia en su página. “MIL GRACIAS, AMIGOS”. Este fanfic se lo dedico con todo el corazón a mi amiga Rebeca, quien me dio la idea y me permitió basarme en algunas cosas que le pasaron en la vida real, ¿verdad, “come fresas”? Mil gracias a todos y hasta pronto… Su amiga SEREKINO!!!!

Notas: La canción que aparece en el capítulo 7 es interpretada por Luis Miguel, se titula “El Primero” y está incluida en su álbum “Busca una Mujer”; en cuanto a la que aparece en este capítulo final lleva el nombre de “El Amor de mi Vida”y es interpretada por Pablo Milanés.