Capítulo 5: “Primeras dificultades”


GH: Ya llegué –dijo mientras cerraba la puerta de su casa y buscaba a alguien. De repente, su madre se asomó de la cocina y él caminó hacia ella.

MK: Qué bueno, hijo. Y dime, ¿cómo está Bulma?

GH: Bien. Todos están de maravilla. ¿Y mi papá no ha regresado?

MK: No, cariño, ya lo conoces. Cuando va a entrenar, se lleva las horas y como se llevó a Goten y están con Vegeta, seguro que tardarán más.

GH: Sí, tienes razón. Bueno, voy a tomar una siesta. Mientras está la cena, ¿le puedes decir a papá que me hable cuando llegue?

MK: Como quieras, hijo. Ve y descansa.

Se arrojó a la cama y comenzó a meditar en todo lo que había pasado ese día. Era increíble pensar en ello, ahí, en donde justamente un día antes se debatía en qué iba a hacer.

GH: No lo puedo creer, lo logré, ella me aceptó. Es fabuloso, tan sólo han pasado unas horas y no puedo dejar de extrañarla. –Con estas palabras, sus ojos poco a poco se fueron cerrando hasta quedarse profundamente dormido.

Goku acaba de regresar a su casa en compañía de su pequeño hijo y, como Gohan se lo pidió, Milk le dijo a su esposo que fuera a despertar a su hijo mayor.

GK: Gohan, Gohan, levántate. Despierta, hijo, ya que es hora de cenar.

GH: ¿Eh? Ah, sí, papá. Gracias.

GK: De nada, hijo. Anda, vamos a cenar, que me estoy muriendo de hambre, jajaja.

GH: Papá, espera. ¿Sabes?, tengo que decirte algo.

GK: ¿Qué pasa?

GH: Pues quisiera darte una sorpresa.

GK: ¿Ah, sí? ¿Y cuál es?

GH: Bueno, tengo que decirte que Videl y yo ya somos novios.

GK: ¿De veras?, ¡qué bien! No sabes cómo me alegra saber eso, pero cuéntame, ¿cómo se lo dijiste? –Después que Gohan le contó detalle a detalle todo lo que había pasado–. Pues no me resta otra cosa más que felicitarte y pedirte que la traigas a cenar con nosotros.

GH: Creo que eso va a tener que ser después del Sábado, porque ese día tenemos que ir nosotros a su casa, ya que es su cumpleaños y también me pidió que le dijera a todos los demás. ¿Podrías hacerlo por mí?

GK: Por supuesto, hijo. Mañana mismo lo haré. ¡¡¡Ahora vamos a cenar!!!

 

MK: ¿¿¿¿¿Gokú????? ¿¿Dónde estás??

GK: Aquí. Ya estoy listo, amor.

MK: Ya es tardísimo y todavía no puedo arreglarme. La ropa de Goten está todavía sin planchar, ¡¡¡me voy a volver loca!!!

Minutos más tarde…

GT: ¿Y va a ser en su casa?

GH: Sí, y al parecer va a estar toda su familia presente.

GT: Ah, ¿y cuántos años cumple?

GH: 18.

GT: Está bien para ti, porque tienen casi la misma edad.

GH: Ay, Goten, qué cosas dices…

MK: ¿Ya están listos, chicos?

GH: Sí, mamá.

GT: ¿Ya llegaron mis tíos, mamá? –En eso se oye el timbre de la casa.

MK: Creo que ya.

 

Mientras tanto, en la casa de Videl…

IR: ¡¡Estás hermosa, toda una mujer!!

VD: Gracias, me halagas, jajaja.

IR: Es la verdad. Por cierto, aún no puedo creer que tú y Gohan sean novios. Ayer, cuando me lo dijiste por teléfono, casi me caigo de la silla de la impresión. Debes estar feliz.

VD: Contentísima, amiga. Es un sueño hecho realidad, el mejor.

IR: Oye, ¿y cómo lo tomó tu papá?

VD: No, él no sabe nada aún.

IR: ¿Y entonces qué vas a hacer en la fiesta? Ni modo que se escondan detrás de la cortina.

VD: No, claro que no. Tengo planeado decírselo ahora, antes que Gohan llegue y, para serte sincera, no sé cómo vaya a reaccionar.

IR: Pero si después del torneo se comenzaron a llevar muy bien, ¿cuál es el problema?

VD: Mi papá es muy celoso y aún está renuente a que yo tenga novio, sea quien sea.

IR: Pues qué señor tan anticuado –Videl le lanza una almohada.

VD: Oye… –y las dos comenzaron a reír–. Voy a hablar con mi papá.

IR: Suerte.

El salón de fiestas de la casa Satán estaba casi lleno. Gohan, su familia y amigos acababan de llegar…

Krilin (KL): Oye, Gohan, no veo a tu novia por ningún lado.

BL: Debe estar todavía arreglándose. Es obvio, en estas ocasiones, nosotras las chicas nos tenemos que poner muy hermosas.

GH: Todavía no baja. Las personas que están aquí al lado dicen que lo hará dentro de unos minutos.

MK: Que casa tan hermosa, no cabe duda que esa niña es muy rica.

BL: Sí, hay muchas personalidades aquí.

GH: Su madre ocupó un cargo muy importante en el gobierno y los negocios. Fue muy querida, se parecía mucho a Videl físicamente.

Yamcha (YH): Oigan, chicos, ¿ya vieron quién está aquí?

GK: Pero si es…

GH: El señor Piccoro.

GK: Hola, Piccoro. Qué gusto que hayas venido.

Piccoro (PC): Sólo vine un momento. Después de todo, esa niña me cae bien y más cuando sé que a Gohan lo hace muy feliz.

GH: Gracias, señor Piccoro.

En eso, se oye una voz…

VOZ: Damas y Caballeros, su atención por favor. La Señorita Videl, nuestra festejada, bajará dentro de unos momentos. Mientras tanto, los deleitaremos con una melodía muy romántica para que bailen con su pareja… –y comenzaron a tocar esa canción tan linda que se titula “Cuando un hombre ama a una mujer” (¿la han escuchado cuando la interpreta Michael Bolton? es hermosa, la verdad).

BL: Esa canción es lindísima, me recuerda cuando era joven… –dijo mientras suspiraba al recordarse con unos años de menos.

YH: Era nuestra canción, ¿lo recuerdas?

BL: Claro que lo recuerdo. –Mientras, a una persona que estaba a lado de Bulma no le gustó en nada el comentario que le hizo Yamcha a su esposa, y antes que continuara, él tomó la iniciativa.

YH: Quieres…

VG: Bulma, ¿quieres bailar? –interrumpió jalándola ligeramente del brazo.

BL: Claro, amor –Vegeta la tomó de la cintura y se dirigieron al centro del salón donde se encontraba la pista del baile ante la atenta mirada de todos sus amigos, que no lo podían creer.

YH: “Maldición”… –pensaba.

PC: Es increíble que Vegeta siga poniéndose celoso por Yamcha, después que tiene un hijo con ella.

KL: Tienes razón, pero lo más increíble es que la haya sacado a bailar en frente de todos, aunque lo haya hecho sólo para hacer enojar a Yamcha. Antes ni siquiera por eso lo habría hecho, ¿no creen?

GK: Sí, tienes razón, Krilin. Esto demuestra que la quiere y que ya no le importa demostrarlo.

Mientras, arriba, en la habitación de Mr. Satán…

MS: …ponte esta pulsera de tu madre y listo… Te ves preciosa, pequeña.

VD: Gracias, papá… –“espero que todo salga bien”–. Oye, quisiera hablar contigo.

MS: Dime lo que quieras…

VD: Bueno, resulta que… Gohan y yo estuvimos platicando y…y… él me pidió que fuera… su novia y….

MS: ¿¿QUÉEEEEE?? –exclamó furioso y sorprendido–. ¿Y qué le dijiste? –preguntó, temiendo su respuesta.

VD: Que.. pues… acepté –respondió muy nerviosa.

MS: ¿¿POR QUÉEE??

VD: Vamos, papá, yo lo quiero y el a mí, además ¿no querías que mi novio fuera muy fuerte, inclusive más fuerte que tú?

MS: Sí, recuerdo que yo dije eso, pero él, él…él es un saiyajin… un extraterrestre… un…

VD: Ay, no exageres, por favor. Él es mitad saiya por su papá y mitad humano por parte de su mamá.

MS: Lo que sea, no me importa, nunca lo voy a aceptar y déjame advertirte algo, Videl: si los veo juntos, si lo veo besándote, abrazándote o cualquier cosa que represente un noviazgo, lo corro de la fiesta, ¿entendiste? –y la sujeta de los brazos fuertemente.

VD: Suéltame, no me interesa lo que digas. Él y yo estaremos juntos ahora y siempre.

MS: Nunca, ¿lo oyes? Nunca. Prefiero que seas novia de ese debilucho de Sven que de Gohan –y la soltó bruscamente. Videl comenzó a derramar lágrimas.

VD: No puedo creer que me hagas esto, yo lo quiero y no me vas a separar de él, ni tú, ni Sven, ni nadie –y salió dando un portazo y corriendo por el pasillo hasta que se topó con el coordinador de la fiesta.

Coordinador: Señorita, los invitados ya están esperándolos a usted y a su padre.

VD: Sí, ya vamos –y siguió corriendo a su habitación donde estaba su amiga Iresa y entró llorando a su habitación.

IR: ¿Qué pasó? ¿Por qué estás así?

VD: Mi papá me prohibió… ser novia de Goh-Gohan –dijo entre sollozos.

IR: Pero, ¿por qué?

VD: Dijo que prefiere que sea novia de Sven que de Gohan…

IR: No lo puedo creer… No te des por vencida, amiga. Lucha y defiende tu amor. Anda, sécate esas lágrimas. Acabo de echarle un vistazo a la recepción y Gohan ya llegó. Está guapísimo, así que date una “manita de gato” (o sea que se arregle) y bajemos, sí?

VD: Sí, no quiero perderlo, Iresa –dijo sin dejar de llorar.

IR: Lo sé, amiga, lo sé. Uy, yo no lo voy a permitir, ya lo verás.

Momentos más tarde…

Voz: “Damas y caballeros, recibamos con un aplauso a nuestra festejada… –Y todos los presentes ovacionaron la llegada de Videl y su padre mientras ellos bajaban por las escaleras, (hasta ahora no les he dicho cómo iba vestida Videl. Bueno, ella portaba un hermoso vestido negro entallado hasta un poco más debajo de las caderas y largo hasta los tobillos con una abertura hasta donde el vestido dejaba de ser entallado, tacones altos y no muy maquillada para que pudiera resaltar sus bellos ojos. ¿Sexy, no creen?)

KL: Wow, sí que tienes una novia muy bella, Gohan.

YH: Tienes razón, Krilin, es hermosa. Lástima que sea mucho menor que yo, con todo respeto, Gohan –Gohan no pudo ni articular una sola palabra. “No sabía que fuera tan linda, se ve tan, tan….”, no podía encontrar palabras adecuadas para describirla (Gohan llevaba puesto un traje azul marino con corbata, la verdad la verdad, MUY guapo, jeje,)

Ella bajaba mientras miraba a todos con una pequeña sonrisa. Gohan notó algo que se le hizo muy raro.

GH: Algo pasó.

GK: ¿A qué te refieres, hijo?

GH: La noto muy triste –dijo sumamente preocupado.

GK: Pues, que yo sepa, cuando una persona está triste, no sonríe –comentó inocentemente. Ya saben, muy a su estilo.

GH: Sí, pero no es su misma sonrisa de siempre; y su mirada, sus ojos están muy tristes. –Videl comenzó a buscar a Gohan. Poco después, su mirada se topó con la de él y le dijo a Iresa, quien se encontraba ya a su lado:

VD: Oye, allí está Gohan. Ve y dile que necesitamos hablar, ¿sí? –Y su amiga asintió con la cabeza y fue a su encuentro.

???: ¡¡¡Hola, Videl, felicidades!!!

VD: ¡¡Sven!! Gracias por venir.

SV: Estás muy bella, ¿sabías?

VD: Sí, lo sé, jajaja.

SV: Toma, tu regalo.

VD: No te hubieras molestado. –Le da una caja, la cual contenía una pulsera delgada y con muchos brillantitos–. Es hermosa, Sven. Muchas gracias.

SV: Es menos de lo que te mereces. Por cierto, quisiera hablar contigo. –En ese momento, Videl ve a Iresa con Gohan que se alejaban de la recepción, hacia el jardín.

VD: Sí, pero dame unos 15 minutos, necesito arreglar un asunto. Te veo en el jardín.

SV: Sí, ahí te espero. –Videl se aleja y va hacia donde se encontraban Gohan e Iresa.

GH: ¿Qué tiene Videl, Iresa? La noté muy mal.

IR: Tuvo una discusión con su papá. Fue a decirle que ustedes son novios y ya te imaginarás lo demás.

GH: Pero, ¿por qué lo hizo? Le dije que yo sería quien hablaría con él primero, que los dos lo haríamos juntos.

IR: Ay, amigo, ella pensó que sería mejor así; que, tal vez, lo aceptaría.

GH: ¿Y qué le dijo Mr. Satán a todo esto?

IR: Que no lo iba a permitir, pero Videl no se va a dar por vencida, eso te lo puedo asegurar.

GH: Lo sé porque yo tampoco, mucho menos ahora que la tengo junto a mí.

VD: ¡¡¡Gohan!!!

GH: Hola, cielo. –Videl se echó a los brazos de Gohan y él la apretó contra su pecho para sentirla más cerca de él.

IR: Bueno, yo me voy. No me gusta ser mal tercio. –Se va.

GH: Felicidades… ¿Cómo estas? –le da un pequeño beso.

VD: Mal. ¿Ya sabes lo que pasó?

GH: Iresa me lo contó. ¿No quedamos en que le diríamos los dos?

VD: Sí, pero yo… pensé… –y comenzó a llorar.

GH: No, Videl, no llores, por favor. Odio verte así y lo sabes. –Con su mano le limpió las lágrimas de sus mejillas y le dio un beso en ellas–. Además, no quiero que se arruine tu belleza. Me dejaste impresionado, eh, no sabía que tuvieras tanta hermosura escondida… –ella sólo se sonrojó y rió.

VD: Te amo y no quiero que nos separen. Yo pensé que mi papá lo aceptaría –dijo entre sollozos.

GH: Es porque soy saiyajin, ¿verdad?

VD: Sí, pero a mí eso no me importa. Yo te quiero por quien eres, no por lo que puedas hacer o de dónde seas –y se aferró más a los brazos de su novio.

GH: Yo también te quiero y no voy a permitir que nos separen, te lo juro. –Puso su mano en la barbilla de ella para que lo viera a los ojos y le sonrió–. Te amo, Videl.

VD: Y yo a ti, Gohan. –Y poco a poco se fueron acercando hasta darse un hermoso beso.

SV: ¡¡¡¡Maldito, suéltala!!!! –y jala a Gohan hacia atrás para separarlo de Videl y le da un golpe en la cara, que hace a Gohan caer y comenzó a salir un hilito muy pequeño de sangre de su boca. Estaba distraído, no pudo defenderse, pero las cosas ya no iban a ser iguales, porque a Gohan no lo puede vencer alguien tan débil como Sven. Están todos de acuerdo conmigo, ¿no?

VD: ¡Gohan! –gritó mientras se acercaba a Gohan y lo ayudaba a levantarse.

GH: ¿Qué te pasa, Sven?

SV: ¿Que qué me pasa? Me pasa que eres un traidor…
¿Qué pasará ahora? Sven está muy enojado con Gohan, pero, ¿y Gohan? ¿Qué hará para aclarar las cosas con él? ¿Qué le dirá a Videl sobre porqué Sven piensa que es un traidor? ¿Aceptará Mr. Satán la relación de Videl y Gohan? No se pierdan el siguiente capítulo…