Capítulo 4: “Entre amigos, amigas… y hermanos”


La guerra está a punto de empezar entre padre e hija… ¿Podrá lidiar con Bra con su temperamental papá?

Vegeta había aparecido de improviso detrás de su hija, que acababa de despedirse de su amigo y no pudo evitar notar el nerviosismo de su hija…

  • BR : Aaaa… hola, papá. Qué milagro, no estás entrenando… ¿Qué haces por aquí? –dijo, rogando que no le mencionara el tema de su amigo…
  • VG : Tomé un descanso… pero no pude evitar escuchar el horrible ruido de una máquina como la que tenía ese amigo TUYO… –metió el tema de frente.
  • BR : ¿Amigo?… ¿cuál amigo? –se hizo la desentendida.
  • VG : No te hagas la tonta conmigo, niña… Sabes MUY bien de qué estoy hablando… –frunció aún más el ceño. Bra tragó saliva…
  • BR : ¿En serio?… Bueno, pues… es un amigo de la escuela y me trajo de regreso porque su casa no queda muy lejos de aquí… Eso es todo…
  • VG : ¿Segura?… ¿Y por qué te pusiste roja cuando hablabas con él hace un rato?… Y sobre todo cuando se despidió… ¿No será que te gusta? –la miró de una manera que calaría los huesos a cualquiera.
  • BR : Papá, ¿por qué te pones así?… No tiene nada de malo… Además, yo no he dicho que me guste… –trató de conservar el control.
  • VG : Bra, sabes que no me gustan las mentiras… y si no quieres que se lo pregunte personalmente a ese insecto, será mejor que me lo digas… –volvió a insistir. En ese momento, Bra ya no sabía qué hacer, pero recordó por un instante las palabras de Pan, y parándose derecha, dijo:
  • BR : ¡¡Ni siquiera te atrevas a hacerlo!!… –le dijo agresivamente para sorpresa de su padre–. ¡¡Ya me tienes cansada con esa actitud!! ¡¡YA ME HARTÉ!!
  • VG : Mocosa… ¡¿cómo te atreves a hablarme de esa forma?! –dijo Vegeta, aún sorprendido por la actitud de Bra que hasta ahora había sido muy pasiva…
  • BR : ¡¡Ya no permitiré que sigas arruinando de mi vida de esa forma con tus estúpidos celos!!… Todos los chicos de mi escuela se alejan de mí por tu culpa, y ahora esta chico me ha pedido que sea su pareja en la fiesta de graduación y ya le dije que sí… ¡¡Por favor, ya no actúes así, papá!!
  • VG : ¡Escúchame bien, porque no lo repetiré! –dijo algo nervioso por la mirada acuchillante de Bra, que era casi tan terrible como la de él–. Si actúo así es porque ninguno de esos humanos débiles te merecen… ¡¡y mucho menos un insecto como ése!!… ¡¡NO LO VOY A PERMITIR!!
  • BR : Pues ya es muy tarde… y si te atreves a lastimarlo como a los otros chicos, te juro que yo… yo… –lo miró con rabia– ¡¡VOY A ODIARTE PARA SIEMPRE!! –y una vez que lo dijo, se fue corriendo a su casa.

Vegeta se quedó helado por las palabras de su hija. Ella nunca le había hablado así y por primera vez después de mucho tiempo sintió un dolor en el pecho… Su hija ya no era una niña, pero de todas maneras su orgullo y carácter sobreprotector no le permitía aceptarlo… Ni al pretendiente…

  • VG : Grrr… ¡¡Maldito insecto yanqui!! –lo dijo por lo rubio del cabello del chico–. ¡¡No creas que ya ganaste!!… ¡¡No me conoces!!

Bra había ido a encerrarse a su habitación y estaba sentada en su cama. Todavía no podía creer lo que acababa de hacer… gritarle a su padre. Por un momento se sintió tentada a ir a disculparse, pero se detuvo…

  • BR : No… no voy a dejar que me gane… ¡¡Yo también tengo mi orgullo de saiyajin!! –después de decirlo, se sintió mucho mejor. Por lo menos la consolaba el saber que su padre no podía pisotearla como a otros. El timbre del teléfono la distrajo–. Mushi, mushi… ¿quién es?
  • ??? : ¡Konichi wa, Bra!… Ésta es la tercera vez que te llamo. Te tardaste mucho en regresar, ¿cómo estas? –saludó una voz de chica al otro lado de la línea.
  • BR : Hola, Pan… Disculpa por llegar tarde. Dime… –sonrió saludando a su amiga.
  • PN : Bien… Oye, ¿te caigo siempre en tu casa a las cuatro?… Ya conseguí la música que me pediste… Además que quiero que me cuentes cómo te fue, ¿eh?
  • BR : Sí, claro… muy bien… te espero… ja ne –y colgando el teléfono, se dejó caer nuevamente en su cama, sumamente cansada. Habían sido muchas emociones por este día.
  • ??? : Hola… –apareció un rostro sonriente encima de ella.
  • BR : ¡¡¡¡AAAAHHHHH!!!! –brincó cayéndose en el piso y volteó a ver a quien creía haber visto, y dijo media atontada–: ¡¡PAN!!… Pero… cómo… es decir… acabo de hablar contigo… ay, por Kami, no puede ser… me debo estar volviendo loca…
  • PN : Jaja… serénate, chica… entré por la ventana. No sabía que estabas tan nerviosa… –sonrió Pan, dejando su mochila en el suelo.
  • BR : Pero… Pan, ¿cómo le hiciste para venir tan rápido?… No es posible que hayas llegado en unos segundos… –dijo todavía turbada. Pan sacó la lengua y le mostró algo.
  • PN : ¡Tarán!… la modernidad a nuestro alcance… –dijo haciendo referencia al celular que tenía en la mano–. Estuve todo el rato en la ventana… sólo quise jugarte una broma y también ver tu reacción… y por lo que me doy cuenta, no pudiste sentirme, muy mal… –dijo negando con la cabeza.
  • BR : Cómo crees que te voy a sentir… –murmuró con rostro amenazante mientras se acercaba a Pan–. Si te apareces de repente, escondes tu presencia… ¡¡Y POR POCO ME MATAS DE UN INFARTO!! –gritó elevando su ki, que hizo que Pan levitara fuera de su alcance y poniendo sus manos juntas, dijo:
  • PN : Disculpa, disculpa… No te enfades, Bra… Se nota que tienes el genio del tío Vegeta, ¡¡jaja!!… Pero somos de confianza, ¿no?… –le dio una palmada amistosa y Bra la miró de reojo…
  • BR : Qué voy a hacer… Creo que me merezco un gran mérito por aguantarte, amiga… –contestó la sonrisa de Pan.

En esos momento, Trunks llegaba de sus clases y se le notaba angustiado. Cargaba una montaña de libros mientras murmuraba de todo. Vegeta estaba sentado en un sillón del living y arqueó una ceja al ver a su hijo…

  • VG : ¿Qué te traes, muchacho?… ¿Acaso estás de repartidor de libros? –se burló un poco.
  • TR : Jo, jo… muy gracioso, papá… ¿No tienes otra cosa que hacer a parte de reírte de mí? –dijo molesto. Vegeta ignoró su comentario…
  • VG : Qué manera de desperdiciar el tiempo; bien podrías estar entrenando… Pero bueno, yo no me meto en tus asuntos… y no me contestes así, porque no creas que se me ha olvidado la gracia que hiciste en la mañana… –le dijo en tono acusador y haciendo que Trunks recordara el casi desmembramiento de su padre.
  • TR : Eh, bueno… –se hizo el loco–. Ahora no tengo tiempo de hablar, porque si no entrego mañana mi tarea, estallará la tercera guerra mundial… Maldito profesor, grrr… –dijo subiendo por las escaleras. Vegeta negó con la cabeza…
  • VG : Estos mocosos… quién los entiende… –Con desagrado recordó el incidente con Bra hacía un rato y frunció el ceño–. Me pregunto qué estará haciendo esa niña. Bulma todavía no viene, así que tengo que hacer algo de tiempo… Será mejor que la vea, tal vez se me pasó un poco la mano.

Ya estaba punto de levantarse cuando el timbre de la entrada sonó, así que de todas maneras tuvo que levantarse. No estaba de humor para recibir visitas (bueno, casi nunca lo está) y abrió la puerta con brusquedad para encontrarse cara a cara con tres jovencitas que se asustaron al verlo… Eran las amigas de Bra… Emi, Tsubasa y una chica de pelo negro al parecer amiga de ellas, llamada Maho…

  • VG : ¿Sí?… ¿Qué desean?… –dijo en su “amigable” tono de voz. Las chicas todavía no atinaban a reaccionar por la impresión de ver al saiya (además que estaba con ropa de entrenamiento, y eso… pues… desmayaría a cualquier chica *_*). Emi consiguió articular palabra…
  • EM : Bu…buenas tardes, señor… somos amigas de Bra. –Y al ver el inexpresivo rostro de Vegeta, continuó–: Yo soy Emi, ¿se acuerda de mí?… Vine a estudiar con Bra varias veces a su casa…
  • VG : Ah… sí, creo que te recuerdo… –le echó una mirada a la pelirroja y después a sus amigas que lo miraban como hipnotizadas…
  • EM : Y bueno… ellas son mis amigas… Tsubasa y Maho… –les dijo por lo bajo–. Chicas, saluden… Es el papá de Bra…
  • MH : ¿Ah?… S-sí, buenas tardes, señor… eh, señor… –tartamudeó.
  • VG : Vegeta –aclaró secamente.
  • TS : ¡Hola!… ¡Mucho gusto, señor Vegeta! –saludó Tsubasa alegremente. Vegeta la miró muy extrañado…
  • VG : ¿Esta niña también es compañera de clases de Bra? –miró a las otras chicas y luego a la pequeña–. ¿O es una amiga de primaria?
  • TS : ¡¡¡Grrrrr!!!… ¡¿Cómo que de primaria?! –le gritó con las manos en la cintura–. ¡¡El que sea bajita no quiere decir que sea una niña, ¿le quedó claro?!!
  • MH : Ay… ¿por qué? –se pasó la mano por la cara.
  • VG : ………. (gota de sudor)
  • EM : ¡¡Tsubasa!! –saltó Emi, tapando la cara de la chica con una chamarra y sujetándola bajo el brazo ante el alboroto de ésta–. Eh… jejeje… no le haga caso, señor Vegeta… Mi amiga es muy graciosa… este… ¿estará Bra?
  • VG : Creo que está arriba, en su cuarto… –Se movió un poco de la puerta, haciendo ademán de que entraran.
  • EM : Muchas gracias, señor… Gusto en verlo… –Pasó por su lado sin soltar a la temperamental Tsubasa y Maho la siguió luego de despedirse del saiya. Vegeta las quedó mirando hasta que subieron por la escalera y sonrió muy levemente.
  • VG : Conque, Tsubasa… Jum, vaya chiquilla loca… Me recuerda a cierta persona, jeje… –y sin decir nada más, fue a su cámara de gravedad.

Una vez arriba, las chicas se juntaron con Pan y Bra. Esas chicas se conocían con Pan, ya que siempre se reunían aunque estuvieran en diferente escuela y eran grandes amigas. Se pusieron a conversar de sus incidentes al llegar a la corporación, lo que incluía el recibimiento que les hizo el padre de Bra…

  • PN : ¡¡¡JAJAJAJAJAJAJAJAJAJA!!!… ¡¡ÉSA SÍ QUE ESTUVO BUENA!! –reía sin control Pan ante la avergonzada mirada de Emi y Maho, sorpresa de Bra e imcomprensión de Tsubasa…
  • BR : ¿En verdad Tsubasa le dijo eso a mi papá?… ¡¡Jajaja, me hubiera gustado verlo!! –dijo también Bra muerta de risa, imaginándose el lío entre Tsubasa y su papá (duelo interesante, ¿no?)
  • EM : ¿¿Y te parece gracioso??… ¡por poco me muero de la vergüenza! –dijo la pelirroja con las mejillas del mismo color que sus cabellos. Maho, más seria, se encogió de hombros…
  • MH : Por culpa de tu gracia, el señor debe de querer matarte… Creo que no se equivocó al decir que eras todavía una niña, Tsubasa… –dijo Maho.
  • TS : Oye, ¡¡¿cómo querías que reaccionara si me confundió con una niña de primaria?!!… Ju, ese señor de pelos parados tiene suerte que no lo haya dejado fuera de combate… –se cruzó de brazos, ofendida.
  • PN : Pues dudo mucho que lo hubieras hecho, amiga… Pero debo felicitarte, no cualquiera le planta la cara al tío Vegeta, ¡jajaja! –dijo todavía divertida.
  • MH : Sobre eso, Bra… Debo reconocer que tu papá está en un excelente estado físico. Para ser primera vez que lo veo, me sorprendió… –comentó.
  • TS : Bueno, ya que lo mencionas, a mí también… –dijo rascándose la cabeza–. Oye, Bra… ¿Cuántos años tiene tu papá?
  • EM : ¡Tsubasa, eso no se pregunta!… Aunque… verdad, Bra.. nunca te he preguntado eso… –la miró junto con las otras chicas.
  • BR : Eh, bueno… pues, no sabría decirles… –empezó a decir, pero Pan la cortó…
  • PN : ¿Y por qué el interés en eso, chicas?… ¿Qué tienen en esas cabezas, eh? –las encaró directamente. Las tres se pusieron nerviosas…
  • EM : No, nada… Sólo simple curiosidad, Pan… Como se le ve tan joven…
  • TS : Es verdad… yo le echaría algo de 35 años… –dijo directamente, haciendo que Maho volteara a mirarla extrañadísima…
  • MH : Oye, eso no es posible… Ya que según recuerdo, el hermano de Bra tiene algo de 25 años… Es como si me dijeras que lo concibió a los 10 años, no seas tonta… –dijo muy tranquila. Tal parece que Maho es del tipo de persona seria y práctica, haciendo gran contraste junto a sus amigas, la despierta y romántica Emi, y la inocente y alocada Tsubasa.
  • TS : ¿Hermano?… ¿Cuál hermano? –preguntó curiosa.
  • EM : ¿No lo sabías?… Bra tiene un hermano mayor y es muy parecido al señor Vegeta… ¡¡Aaahhh, es guapísimo!! –suspiró Emi.
  • PN : Bueno, chicas… ya basta de hablar de la familia de Bra… ¿Por qué no empezamos de una vez con nuestra reunión?… ¿Qué dices, Bra? –dijo poniéndose de pie.
  • BR : Exacto… –dijo animada–. Primero que nada, amigas… para la fiesta de graduación no podemos hacer el ridículo al momento de bailar, así que tenemos que dominar todos los bailes habidos y por haber… Pan, ¿empezamos?
  • PN : ¡A la orden!… –dijo mientras empezaba a programar los CDs en el equipo que tenía Bra en su cuarto… ¡¡Ahora todas de pie y oído a la música!!
  • EM y TS : ¡¡Sí!!
  • MH : Qué remedio… En fin… –agitó su cabeza–. ¡A divertirnos!

En la habitación de al lado, Trunks estaba con una ruma de libros resolviendo su tarea para el día siguiente. Estaba nervioso, ya que si no sacaba un buen promedio en ese trabajo, su profesor lo reprobaría, así que toda su cabeza era una ruma de cálculos y fórmulas…

  • TR : Maldito, Tecno I (así se llama el curso)… y todo por culpa del profesor al perder mis informes… Me dan ganas de volarle la cabeza, pero si lo hago no me podré graduar jamás… A veces me da envidia mi padre… Sólo se dedica a entrenar y entrenar… Cómo se nota que él nunca vio cálculos como éstos… –suspiró–. Bueno, continuemos… Entonces la fórmula debe ser…

En eso, toda la segunda planta retumbó con una música bastante movida, haciendo que todos los libros se cayeran del escritorio de Trunks y que él mismo casi se cayera de la silla. Cuando se levantó, sólo pudo murmurar una palabra…

  • TR : Bra… ya me lo imaginaba… –dijo levantándose y tratando de conservar la calma para no volar todo de una explosión. En tanto, con las chicas…
  • PN : ¡¡Sí!!… ¡¡Esto sí que es música!!… –dijo la semisaiyajin sin dejar de bailar–. ¡No cabe duda que tengo buenos gustos para las canciones!
  • BR : Sí, debo admitir que fue lo acertado… ¡Está muy divertido!… ¿No lo creen, amigas? –dijo sin dejar de bailar.
  • EM : Es cierto… aunque me hubiera gustado algo de música de coreografía… ¿Tienes algo por allí, Pan?
  • PN : A ver… creo que sí. Mira, esto es lo último… –le enseñó el cd–. Aunque no me acuerdo bien los pasos…
  • EM : Yo creo que los he visto, no sé… Tendría que escuchar la canción.
  • PN : ¡Entonces la pondré!… ¡A ver chicas, descanso! –anunció a sus amigas e hizo una pregunta a la volada–: Para que nos relajemos… ¿qué les parece si hablamos de la fiesta, eh?
  • EM : Es verdad… Muy bien, ¿con quién empezamos?… Podría ser… –se le va encima a Bra–. ¿Irás con Jason a la fiesta?… confiesa…
  • PN : Ah, franco… eso me tenías que contar… A ver, estamos esperando… –preguntó Pan.
  • MH : ¿Vas a ir con Jason?… Qué suerte… –comentó por su lado Maho.
  • TS : ¿¿Síiiii??… ¡¡Cuenta, cuenta, cuenta!! –se unió Tsubasa a la interrogación.
  • BR : Emi, chicas… Cálmense… bueno pues… ¡¡SÍ, ME INVITÓ!! –A su respuesta, la algarabía de las chicas no se hizo esperar. Emi la abrazó…
  • EM : ¡¡POR FIN!!!… Ya era hora, Bra… ¡¡pensaba que se iban a quedar solteros de por vida!!
  • BR : Oye, qué estás pensando… Sólo me invitó, es todo…
  • PN : Y Bra… ¿qué dijo tu papá? –y a su pregunta todas se quedaron calladas. Bra cambió la expresión de su rostro…
  • BR : Muy mal… pero me supongo que esto será temporal, ya se le pasará… –contestó, tratando de no preocupar a sus amigas.
  • EM : Tiene razón, no hay que hacer tanta alaraca por esto… Y bueno, ¿a quién le toca revelar sus “intimidades”? –dijo con aire de misterio–. ¡Maho, es tu turno!
  • MH : No tengo nada que decir… Pero si son curiosas, les diré que es un universitario, ¿qué tal? –contestó sin inmutarse demasiado.
  • EM : Siempre buscando los chicos mayores… ¡ahora entiendo por qué querías saber la edad del papá de Bra!
  • MH : ¿¿Qué?? –se puso roja–. ¡¡No seas tonta!!
  • BR : Y hablado de eso, ¿pregunto con quién irá la antipática de Licely?… No la hemos visto, aunque por un lado eso es agradable…
  • EM : Quién sabe y ni me importa… Ahora le toca a Pan… ¿Quién es tu galán?
  • PN : No sé… adivinen… –se hizo la interesante.
  • Todas : ¡¡PAN!!
  • PN : Un chico de intercambio llamado Ryouga… Es tan lindo y considerado conmigo… Cada vez que hablamos nos paramos riendo…
  • BR : Pero… si dices que no habla nuestro idioma… ¿Cómo le haces para entenderle?
  • PN : Simple… Él no sabe de lo que hablo y yo tampoco le entiendo… Y eso es lo que da risa, ¿comprendes? –Pan comenzó a reirse y, al notar que sus amigas la miraban con caras raras, cambió el tema–. Este… ¿qué les parece si continuamos con las clases de baile?

En tanto, Trunks se había colocado algodones en los oídos para tratar de concentrarse, pero le resultaba muy difícil. Estaba en ésas cuando… silencio absoluto…

  • TR : Qué raro… Todo está silencioso… –Sonrió, quitándose los algodones–. Vaya, parece que ya se calmaron… Bueno, a seguir craneando…
  • PN : ¿Listas?… ¡¡A bailar!!! –y una vez que lo dijo encendió la música y el piso volvió a retumbar aún más fuerte y Trunks… bueno… ya se imaginaran cómo quedó, sólo puedo decirles que redujo a añicos su lápiz y su ki se elevó, casi transformándose en SSJ.
  • TR : ¡¡AAARRGGGG!!… ¡¡LA VOY A MATAR!! –gritó, y poco le faltó para romper la mesa del puñetazo que le tiró. Fuera de todo eso, mientras las chicas hacían sus bailes coreográficos, Tsubasa se apartó del grupo y se sentó en el suelo abrazada a un cojín. Emi se dio cuenta y se le acercó…
  • EM : ¿Qué tienes, Tsubasa?… ¿Pasa algo malo? –le tocó la cabeza.
  • TS : No… lo que pasa es que todavía no tengo pareja… Ningún chico quiere ir conmigo… –dijo la chica, triste.
  • EM : No te preocupes, ya verás que en estos días algún chico te pedirá para ir con él… –dijo, y Pan, que había estado atenta a lo que decían sus amigas, intervino con aire triunfal:
  • PN : ¡¡Sí, no te desanimes, amiga!!… ¡¡Ya verás que de un momento a otro aparecerá tu príncipe azul y podría ser por esta puerta!! –y justo cuando señalaba la puerta, ésta se abrió de golpe…
  • TR : ¡¡BRA, ¿¿QUIERES DEJAR DE HACER TANTO ESCÁNDALO??!!… ¡¡YA ME TIENES HARTO!! –gritó Trunks pensando que Bra estaba sola en su habitación, y cuando vio al grupo de chicas, se quedó helado–. ¿¿Eh??… pero… ¿y estas chicas?
  • BR : ¡¡¡TRUNKS!!!… ¿¿QUÉ DIABLOS HACES??… ¡¡VETE DE AQUÍ!! –le gritó Bra muy molesta por el comportamiento de su hermano. En cambio, Tsubasa se había quedado como hechizada al ver a Trunks, ya que no lo conocía y para ella era un sueño hecho realidad. Pan se percató de eso, y acercándose a Trunks, dijo:
  • PN : ¿Ya ves, Tsubasa?… ¡¡Te dije que el príncipe entraría por la puerta y lo hizo!! –a sus palabras, Trunks volteó a verla en shock…
  • TR : ¿¿Príncipe??… Oye, Pan… por si no lo recuerdas mi papá es el príncipe de los sa… ¡¡MMMMHHH!! –Pan le tapó la boca antes de que el chico de cabellos morados metiera la pata.
  • PN : Y como te decía, llegó el príncipe que esperabas… –y soltando a Trunks (y de paso para que respirara) lo metió al cuarto de un jalón–. ¡¡Pero pasa, Trunks, no te quedes en la puerta!!
  • BR : Pan… ¿qué haces? –le susurró a su oído, muy confundida.
  • PN : Hace tiempo me dijiste que querías vengarte de Trunks… Pues bien, éste es el momento… Sólo déjamelo a mí… –le respondió en voz baja y, tomando la mano de Tsubasa, la acercó a Trunks–. Tsubasa… quiero que conozcas a Trunks, el hermano de Bra… Trunks, ella es Tsubasa.
  • TS : ¿Cómo estás?… –le dijo con ojos brillantes, como encantados. Trunks, al verla, pensó que era una niña de primer año por su contextura, pero no dijo nada…
  • TR : Hola, Tsubasa… Mucho gusto… –respondió como lo haría con cualquiera de las amigas de Bra. Pan volvió a intervenir.
  • PN : Y pues… como verás, Trunks, todas estamos practicando para el baile de graduación, que será muy pronto, ya que queremos hacer un buen papel con nuestras parejas. ¿No es verdad, amigas? –A su pregunta, las chicas se miraron, pero al darse cuenta del plan de Pan, se guiñaron un ojo y respondieron:
  • Todas : ¡¡Síiii!! –dijeron en coro. Trunks comenzó a sudar frío…
  • TR : “Ay, ay… me parece que he saltado de la sartén al fuego… ¿Por qué me pasan estas cosas a mí?” –pensó.
  • PN : Pero entre chicas no se puede bailar bien, así que… –lo cogió del brazo, mirándolo–. Necesitamos que una figura masculina nos ayude con las lecciones. ¿Nos ayudarías, Trunks?
  • TR : ¿¿Lecciones?? –balbuceó, pero Emi también se le prendió del otro brazo, igualando a Pan…
  • EM : ¡Exacto!… Como tú tienes tanta experiencia en estos asuntos, nos ayudarás, verdad? –dijo moviendo sus ojos como abanicos *_*.
  • TR : Pe… –tartamudeó.
  • BR : Tienen mucha razón, hermano… Además tú siempre me dijiste que me ayudarías cuando más te necesitara y ahora es el momento… –le abrazó el cuello–. Lo harás, ¿verdad que sí?
  • EM y PN : ¿¿Síii?? –dijeron al unísono. Las únicas que no dijeron nada fueron Maho, que no le gustaba participar de esos juegos tontos, pero que de todas maneras le divertían; y Tsubasa, que estaba hipnotizada con Trunks. El pobre chico no sabía qué hacer y se sentía como un indefenso conejo entre esas chicas que lo acosaban como hambriendos coyotes…
  • TR : O…oigan, si les ayudo con una sola canción… ¿prometen dejarme en paz? –preguntó algo tímido.
  • Todas : ¡¡¡SÍIIII!!!
  • TR : Ay, está bien… las ayudaré… Ahora, ¿podrían soltarme? –y a su petición las chicas lo soltaron y Trunks, lanzándole una mortal mirada a su hermana, suspiró y dijo–: Bueno, ¿qué quieren que les enseñe?… ¿Rock?… ¿Disco?… ¿Merengue?… Díganme de una vez…
  • PN : Queremos bailar… –subió el volumen de la radio– ¡¡¡¡BAILES ÁRABES!!!!

Ya saben… Esos bailes con las contorsiones en donde se mueve mucho las caderas y esas cosas… al estilo de Shakira. Qué mala soy, ¿verdad? =P

  • TR : ¿¿¿QUÉ???… ¡¡Ah, no!!… ¡¡De eso no sé nada!! –y cuando estaba a punto de marcharse, Pan y Bra volvieron a detenerlo, tirándolo contra el suelo…
  • PN : Vamos, Trunks… Tú dijiste que nos ayudarías –le espetó sin soltarlo.
  • TR : Pero yo no sé bailar eso… Además, ese baile es para mujeres… –trató de soltarse.
  • BR : Pues qué pena, hermanito… Ya nos dijiste que sí, además.. –le volteó el rostro con una mano–. No puedes dejar a esas pobres chicas sin aprender del maestro… –y todas las chicas pusieron caritas tiernas (incluyendo a Maho).

Trunks se sentía al borde del abismo y no sabía qué hacer… Pero estaba acorralado y sin ninguna salida… Sólo rogaba a todos los santos que su padre no lo viera haciendo esos bailes tan humillantes…

  • TR : Muy bien, ustedes ganan… Les ayudaré… pero ya quítense de mi espalda, que pesan… –dijo casi en tono de súplica.

Pan y Bra se guiñaron un ojo y luego de soltarlo esperaron a que se pusiera de pie y alineándose comenzaron a hacer movimientos de contorsiones como si fueran bailarinas árabes, seguidas por sus amigas que entraron al juego, y Tsubasa se le pegaba a Trunks moviéndose como odalisca árabe y el muchacho apenas sí se movía, ya que era demasiado vergonzoso. Las que daba risa ver eran a Emi y Pan, ya que hacían movimientos como de serpientes y se acercaban hipnotizantes al chico, que de una manera no muy notoria evitaba que se le pegaran y de cuando en cuando volteaba a ver a su hermana, jurando cobrárselas todas juntas más tarde… (cualquiera, ¿no?). Cuando finalmente terminó la canción, el muchacho respiró aliviado mientras las chicas gritaban alborozadas y divertidas. Maho se le acercó al chico…

  • MH : Pobre… Te hicieron pasar un mal rato, ¿no? –preguntó con los brazos cruzados y seria. Trunks, al verla, pensó que tal vez ella era la única cuerda del grupo y por un momento creyó encontrar una aliada…
  • TR : Sí, esto ha sido lo más humillante que he echo… Pensaba que iba a ser una canción más suave… ¡Con decirte que hubiera bailado cualquier otra cosa menos eso! –dijo enérgico tratando de quitarse una carga de encima.
  • MH : Uhm… ¿cualquier cosa?… ¿ahora? –preguntó entrecerrando sus ojos.
  • TR : ¡Sí, cualquier cosa, ahora mismo si fuera posible! –contestó al aire, sin verla. Maho sonrió…
  • MH : Muy bien… ¡Pan, música!

Pan, levantando el pulgar, hizo lo que le decía su amiga y puso… tatatatán… ¡¡LAMBADA!! Trunks se puso pálido al escuchar esa música tan exótica, ya que sabía muy bien cómo se bailaba y no era muy pudorosa que digamos. Maho lo miró a los ojos…

  • MH : Bien, Trunks… Entonces, baila conmigo.
  • TR : ¿¿Ah??… pero… –tartamudeó ante la chica, que lo tenía en sus garras como un ave de presa.
  • MH : Tranquilo, no te voy a morder… Sólo quiero bailar… –puso sus brazos en sus hombros.

Todas las demás chicas se morían de la risa ya que sabían muy bien cuán terrible podía ser Maho cuando se lo proponía… y ahora lo estaba haciendo. Y Trunks… bueno, qué puedo decir… se vio obligado a bailar ese ritmo y cada vez que hacían los movimientos la chica lo desarmaba… (ya saben címo es la lambada, así que no la explicaré =P). Cuando terminaron, Maho acomodó su cabello y se fue a sentar con sus amigas como si no hubiera pasado tal cosa, en tanto que Trunks tuvo que sujetarse al marco de la puerta para no caerse y esperar a que sus latidos se normalizaran… y eso… jeje, tomaría mucho tiempo. En resumidas cuentas, Trunks tuvo que bailar con cada una de las chicas los más diversos ritmos que se les ocurrían y la más encantada de todas era Tsubasa, que cuando le tocó bailar con el chico lo hizo con mucho entusiasmo y al terminar la canción lo abrazó sin tener intenciones de soltarlo, ante la deseperación de Trunks, que no sabía cómo quitarse a la empalagosa chiquilla…

  • TS : Bailas muy bien, Trunks… Y además eres lindo… –le dijo ruborizándose, a lo que Trunks contestó con una sonrisa nerviosa.
  • TR : S-sí… muchas gracias… –Miró a las otras chicas–. ¡Oigan!, ¿a qué hora terminaremos con todo esto?
  • PN : Bueno, eso depende… –sonrió pícaramente– Porque nos falta bailar Reggee, Hip-hop, música afro, Salsa… yyy…
  • EM : ¿Vals? –intervino la chica, entre las risas de las demás.
  • PN : ¡Exacto!… Así que todavía tenemos para rato… jijiji.
  • TS : ¿No es maravilloso, Trunks?… ¡Bailaremos toda la tarde! –dijo la pequeña sin soltarlo. El joven saiya sólo atinó a suspirar resignado…
  • TR : “Ay, esta va a ser una larga tarde… ¿Por qué no me callé?” –pensó el saiya, al borde de un ataque de nervios…

Comentarios de la autora: Como nota curiosa, para hacer este capítulo me inspiré en la serie Kareshi Kanojo No Jijou (Kare Kano) que traducido quiere decir: “Cosas de enamorados”… es muy divertida, se las recomiendo. Y si a alguno le parecen conocidos los nombres de algunos personajes… es pura y simple coincidencia ^_^. ¡Nos vemos en el siguiente capítulo!