Capítulo 4: “El segundo deseo”

Todos se quedaron pensando un momento, luego del cual, Gohan habló:

Gohan: Creo que Krilim tiene razón. Ellos no han hecho daño alguno, aunque tuvieron varias oportunidades de hacerlo.

Tenshinhan: Sí, es cierto. Si ellos lo hubieran querido, Piccolo, Krilim, Vegeta, Trunks y yo estaríamos muertos en este momento.

Vegeta: Habla por ti solo, yo no hubiera dejado que ellos se salieran con la suya.

Todos: ¡¡Sí, como no!!

Krilim no dijo nada, sólo se ruborizó al recordar el beso que #18 le había dado ese día.

Yamcha: Yo todavía no estoy muy seguro, pero si todos están de acuerdo, yo no diré que no.

Goku: Yo sí concuerdo con los muchachos. Además, con lo fuerte que nos hemos puesto, ellos ya no representan una amenaza para nadie en la Tierra, así que no tiene sentido que los destruyamos ya.

Vegeta: Tú siempre tan sentimental, Kakarotto.

Piccolo: Creo que la decisión la debe tomar Trunks. Después de todo, él es uno de los que ha sufrido más a causa de ellos, no es justo que lo dejemos fuera de la decisión.

Después de un momento de silencio…

Trunks: No puedo creer que vaya a decir esto, pero estoy de acuerdo con ustedes. Aunque de todas formas mi presente seguirá igual estén ellos vivos ó no, los androides de este tiempo no son los mismos con los que yo tendré que enfrentarme al volver a mi tiempo, así que estoy conforme con lo que quieren hacer.

Todos miraron entonces a Trunks, asombrados de lo que había dicho, ya que nadie esperaba esa reacción de él. Hasta Vegeta se quedó sin palabras.

Piccolo: Muy bien, entonces hagámoslo… ¡¡Aparece, Shenlong, para cumplir nuestro último deseo!!

El cielo se oscureció de nuevo y una vez más el Dragón Shenlong apareció.

Shenlong: Muy bien, aquí estoy. ¿Cuál es su deseo?

Piccolo: Queremos que los androides #17 y #18 vuelvan a ser humanos.

Shenlong: Deseo concedido.

Así que tan pronto como apareció el dragón, volvió a desaparecer. En ese momento, las esferas se transformaron en piedra y salieron volando en todas direcciones a través del firmamento.

#17: No puedo creerlo, somos humanos otra vez… Creo que no sé que decir, excepto gracias por esto.

#18: Es fenomenal, ahora podremos volver a casa con nuestra familia, ellos ya habían perdido la esperanza de volvernos a ver. Se pondrán felices al vernos. Yo también quiero agradecerles por esto.

Piccolo: No debes agradecernos a nosotros, sino a Trunks y sobre todo a Krilim, que fue el único que confío en que ustedes eran buenos.

Cuando Piccolo se expresó de esa manera Krilim se volvió a ruborizar y sin saber qué hacer, dijo:

Krilim: Bueno… no es para tanto, ¿no creen?

#18: ¡¡¡Claro que sí!!!, no sé porqué, pero desde que te conozco has hecho muchas cosas buenas por nosotros, sobre todo por mí. Te estoy muy agradecida.

Entonces se acercó a Krilim y le dio un pequeño beso en la boca, que hace que Krilim casi se desmaye.

#17: Sí…, mi hermana tiene razón. Muchas gracias, Krilim. Nunca olvidaremos lo que has hecho por nosotros. Sin embargo, todavía tenemos un pequeño problema que nos impide irnos.

Gohan: ¿Y cuál es?

#17: ¿Cómo nos bajamos de aquí para poder volver a casa?

Krilim: Es cierto, ahora ya no pueden volar, pero no se preocupen, que yo los puedo llevar.

#18: Eso me parece muy buena idea.

Vegeta: Ya me canse de tanta cursilería… me voy de aquí, pero recuerda, Kakarotto, que tú y yo tenemos una pelea pendiente. Cuando logre recobrar mis energías, regresaré por ti.

Una vez dijo esto, Vegeta se fue volando muy lejos sin ninguna dirección en particular, ya que su único afán era alejarse lo más rápidamente posible de todos ellos, y mientras lo hacía trataba de entender cómo era posible que Goku hubiese llegado a ser más fuerte que él, y una vez más juró que muy pronto le demostraría a todo el mundo que el Gran Vegeta, el Príncipe de los Saiyajín, era la persona más fuerte del Universo… Para él, el hacer esto era lo único y lo más importante en su vida.

Yamcha: Que terco es Vegeta, todavía sigue con lo mismo.

Goku, sin hacer caso de las palabras de Vegeta, que le tenían sin cuidado, dijo:

Goku: Bueno… Creo que también Gohan y yo nos iremos, porque Milk ya debe estar muy molesta por nuestra tardanza… ¡hijo, ya vámonos!

Gohan: Sí, papá… adiós, amigos. Hasta pronto, señor Piccolo, espero que nos veamos pronto.

Piccolo: Adiós, pequeño, pronto iré a buscarte para seguir con nuestro entrenamiento, pero por ahora creo que todos necesitamos un descanso y tomar unas pequeñas vacaciones… Por cierto, ¿donde están Dende y Mr Popo?

Tenshinhan: No estoy seguro, pero creo que ambos se escondieron cuando vieron acercarse a Vegeta… en fin, yo también debo irme, ya que debo pasar a buscar a Chaoz en Kame House.

Yamcha: Yo voy contigo, Ten. También yo voy hacia allá. Hasta pronto, amigos.

Krilim: Muy bien, #17 y #18, vámonos. Los llevaré a su casa.

#17 y #18: ¡SÍ!

Así, todos nuestros amigos se alejaron en direcciones distintas, satisfechos de haber ayudado a la Tierra una vez más y con la certeza de que una era de paz absoluta había comenzado para todos ellos. Sin embargo, estaban equivocados, ya que alguien, aunque se encontraba muy lejos de ellos, no se había perdido ningún detalle de todo lo que en la Tierra había pasado.

?????: Es muy interesante esto que he observado, aunque creo que debo hacer muchos cambios por aquí… prácticamente ninguno de ellos ha explotado todo su poder, sobre todo los humanos, ya veo que me necesitan con urgencia, pero eso cambiará porque pronto podré entrar de nuevo a esta dimensión a terminar lo que una vez comencé. Sin embargo, los sayaijin no están nada mal… realmente esto es muy interesante…