Capítulo 34: “¡Shaakar al ataque!”


Freezer fue derrotado y todo volvió a la normalidad en el otro mundo. Ahora es cuando Gohan y sus compañeros deben reunir las esferas.

Gohan y Dende van volando muy tranquilos en dirección a la aldea donde se encuentra la esfera.

Gohan: Ya debemos estar por llegar.

Dende: ¡Sí! Ahí está la aldea.

Bajan rápidamente. En el lugar, Dende es recibido amablemente por unos conocidos.

Dende: ¡Mauga! ¡¿Cómo estás?!

Mauga: ¡Dende! ¡Pero qué sorpresa! ¡Creí que estabas en la Tierra!

Gohan: Es que tuvimos un problema… Saben…

Sin tardar mucho le cuentan la historia. Mauga resulta muy sorprendido.

Mauga: ¿La esfera? Muy bien. La tenemos por aquí. ¡Baku, tráela por favor!

Baku: ¡Claro, Mauga!

Dende: Este lugar no ha cambiado mucho desde que me fui…

Mauga: Eh… así es…

Gohan: Es muy lindo. Sería terrible que le pasara algo…

Baku: ¡Aquí la tengo!

Mauga: Bien…

Luego de hablar un rato, Dende y Gohan toman la tremenda esfera, se despiden y por último se retiran volando.

Gohan: Tus amigos son muy simpáticos…

Dende: Sí. Ya los extrañaba mucho…

Gohan: Sí… Bueno, ¡apresurémonos!

Después de volar una gran distancia, regresan por fin al punto de partida, donde se encontraron con Gurara, el Patriarca y las esferas de dos y siete estrellas. Feldon y Kilan todavía no volvían.

Gurara: ¡Ya regresaron!

Patriarca: ¿Trajeron la esfera?

Gohan: Sí, aquí está.

Dende: Ya llevamos tres esferas.

Mr. Satan: Que bueno que volvieron. Ya me sentía solo…

Gohan: ¿Usted? ¿El “Valiente Mister Satan”?

Mr. Satan: Es que… Ya saben, yo…

Dende: Sí, sí… Ya sabemos.

Gurara: Bueno, nos faltan cuatro esferas.

Patriarca: ¿Qué tal si esperamos? No tardarán más de tres horas en volver…

Todos se sientan y se ponen a conversar distintos temas. Mister Satan, como no tiene idea de nada, se aburre demasiado. Por ello decide ir a dar un paseo por ahí…

Gohan: Dende, ¿por qué lo trajimos?

Dende: No sé. Fue una idea absurda…

Gurara: ¿No creen que se perderá?

Patriarca: No lo creo… no se ve tan tonto…

Sin embargo, luego de caminar bastante rato, se perdió.

Mr. Satan: ¡¿Dónde está la aldea?! ¡¿Dónde está la aldea?!

Kilan: ¡Eh, tú, humano!

Mr. Satan: ¡¡AAAAAYYY… ah… tú!!

Kilan: ¿Está perdido o algo?

Mr. Satan: ¡¿Perdido yo?! No, es que…quería dar un… paseo… sí, un paseo.

Kilan: Ah, pues bien. Ya recogí las dos esferas e iba de vuelta a la aldea. ¿Lo llevo?

Mr. Satan: Ah, pues…

En ese momento una especie de cometa desciende del cielo y se introduce directamente en el mar.

Kilan: ¡¿Qué demonios fue eso?!

Mr. Satan: Eh… no… sé…

Kilan: ¡Vamos a ver!

El namekusaijin deja las esferas en el suelo y va a investigar al agua. Mister Satan, quien tenía un muy mal presentimiento se oculta tras unas mohosas rocas.

Kilan comienza a volar sobre el agua para ver que fue lo que cayó en ella. Velozmente es sorprendido por Shaakar que sale a la superficie y lo mata de un solo puñetazo.

Shaakar: ¡Ah, que bien se siente volver a matar!

Mr. Satan: …mm..m..m.m.mm…ma…mamá…

El cadáver de Kilan cae al suelo. Es entonces cuando Shaakar advierte la presencia del humano.

Shaakar: Humn… ¿No te he visto en alguna parte?

Mr. Satan: …N..n…n…n..no…

Shaakar: ¡Ah! ¡Pero si tú eres ese humano cobarde que se estaba ocultando!

Mr. Satan: ¿…Y…y…y…y…yo…?

Shaakar: Me das lástima… Debería dejarte con vida… ¡¡¡Pero hoy no!!! ¡¡¡¡¡HAAAAAAA!!!!!

Así lanza una pequeña bola de energía. Mister Satan trata de huir pero es atrapado por la fuerza del impacto que lo deja bajo toneladas de rocas y tierra, pero sobrevive.

Shaakar: Ya se murió. Es hora de que vaya a buscar a ese chiquillo que se supone que debe estar cerca… Sí… siento su presencia… ¡Ahora sí podré tener una buena pelea!

Mientras tanto, Gohan seguía conversando con los demás, sin saber nada de lo que pasaba.

Patriarca: ¿No creen que Satan se ha tardado?

Dende: Es cierto. Será mejor que lo…

Gohan: (Interrumpe a Dende) ¡¡¡Maldición!!! ¡¡¡No puede ser!!!

Gurara: ¡¡¡Es cierto!!! ¡¡¡Un enorme Ki maligno se acerca rápidamente!!!

Dende: ¡¿Qué está pasando?!

Patriarca: ¡¡¡¿Qué es esto?!!!

Gohan: ¡Demasiado tarde, ya está aquí!

Todos los habitantes de la aldea están asustados y se quedan quietos, observando, escuchando… temerosos de ser atacados.

En un abrir y cerrar de ojos, Gohan es golpeado por una fuerza casi invisible, sin recibir gran daño. Luego, ante la mirada atónita de todos, aparece el poderoso y veloz Shaakar.

Gurara: ¡¿Quién diablos eres?!

Shaakar: Tú no me debes conocer, pero ese chico sí. Soy la reencarnación de el dragón Shaakar.

Gohan: Sha… ¡¡¡Shaakar!!!