Capítulo 3: “¡Vamos! Las esferas secretas nos esperan”

Raykure y Ademiod reunieron las siete esferas para quitar los campos de fuerza de las islas encantadas. Por otra parte, Gohan se dirige a toda velocidad a la Capsule Corp. a buscar el radar del dragón.

En el edificio de la Corporación Cápsula…

Gohan: ¿Dónde estará el radar del dragón? Debo encontrarlo rápidamente, o si no… ¡Ah, ahí! (Toma el radar que estaba encima de un escritorio). Veremos si funciona… (Aprieta el botón y aparecen las siete esferas reunidas). ¡Que extraño! Mejor regreso rápidamente. (Y se va volando)

Mientras tanto, en la guarida de Raykure, éste y su sirviente se encontraban en un amplio lugar al aire libre, similar a una arena. Las esferas estaban reunidas en el centro.

Ademiod: ¡Listo señor, pida su deseo!

Raykure: ¡¡¡Sí!!! ¡Sal de ahí, dragón Shen Long y cumple mi deseo!

Con un tremendo espectáculo, aparece Shen Long. Los guerreros Z ven desde el hospital cómo el cielo se oscurece.

Roshi: Me parece familiar.

Chaoz: ¿No será que…? ¡No, para nada!

Donde estaba el dios dragón…

Shen Long: Dime, ¿cuál es tu deseo?

Raykure: Eh… eh… ¡Ah, sí! ¡Deseo que desaparezcan los campos de fuerza que rodean a las siete islas encantadas!

Shen Long: Muy fácil… (Cierra los ojos cinco segundos y los vuelve a abrir) ¡Listo!

Raykure y Ademiod: ¡Listo! ¡Listo! Ha, ha, ha, ha, ha, ha.

Pero Shen Long se queda ahí, esperando que le pidan otro deseo.

Raykure: ¿Qué te pasa? ¡Vete!

Shen Long: ¿Deseas que me vaya?

Raykure: ¡¡¡Sí!!!

Shen Long: Deseo concedido… (Entonces desaparece, las esferas se hacen piedra y se dispersan)

Ademiod: ¿Deseo concedido? Bah, no importa. Ahora debo ir a hacer mi parte.

Al parecer, Raykure no estaba al tanto de que las esferas concedían dos deseos. En ese instante, en el hospital, cuando se despeja el cielo…

Chaoz: ¿Por qué tardará tanto Gohan?

Krilin: Ahí viene…

Gohan (Abriendo la puerta): ¡Demasiado tarde!

Bulma: ¿Qué cosa?

Gohan: Cuando vi el radar estaban las esferas reunidas. Y cuando el cielo se nubló quiso decir que invocaron a Shen Long, y ahora ya le pidieron los deseos.

Krilin: ¿Quién?

Gohan: No lo sé. Pudo haber sido cualquiera.

Karin: ¿Y ahora?

Entonces entra por la puerta una persona totalmente desconocida para ellos, pero se trataba de Ademiod bajo un disfraz.

Ademiod: No se preocupen. Yo…

Bulma: ¿Quién es usted?

Ademiod: Mi nombre es Ad… Adberto… Gómez.

Ten Shin Han: ¿No será “Alberto”?

Ademiod: Sí, eso, eso. Pero no importa. Quería decirles que yo conozco también las esferas del dragón, y sé de su problema.

Vegeta: ¡Ja, y seguro tienes una solución!

Ademiod: Pues, es cierto. Existen siete esferas en siete islas, que pueden cumplir su deseo.

#18 (Entrando): Dime, ¿dónde quedan esas islas?

Krilin: ¡#18!

Ademiod: Si buscan en el radar podrán encontrarlas.

Gohan: A ver… es cierto, pero están excesivamente lejos. Me pregunto por qué nunca antes aparecieron. Como si algo las hubiera aislado de la señal.

Yamcha: Si cada uno de nosotros va a una isla, las juntaremos más rápido. Eso, si Vegeta colabora…¿Vegeta?

Vegeta: Ja, ¿ustedes creen que les voy ayudar en eso?… son unos zopencos.

Ademiod (pensando): “Esto no es posible, Vegeta es el más valioso de todos. Necesitamos su poder”

Bulma: ¡¡¡Vegeta, vas ahora mismo!!!

Vegeta: A mí nadie me obliga a hacer lo que no quiero. (Y vuela por la ventana)

Bulma: Vegeta es un… No importa, ustedes podrán ir sin él, ¿verdad?

Roshi: Yo me quedaré aquí con Bulma, ya estoy muy viejo para esas cosas.

Karin: Yo también.

Gohan: Bueno, ahora veamos… Pongámonos de acuerdo a qué esfera irá cada uno.

Luego de un rato de discutir el asunto, terminan el acuerdo. Pero se dan cuenta de que falta una persona para que vaya a buscar la última esfera.

Gohan: Maestro Roshi, si es que viene el señor Piccoro, dígale que vaya a buscar la séptima esfera a las coordenadas 43 la. y 75 lo., por favor.

Roshi: De acuerdo.

Entonces todos salen volando por la ventana y toman distintos rumbos.

Bulma: Bueno, ahí van. Dígame, ¿cómo conocía las esferas, Sr. Alberto?… ¿Sr. Alberto?… ¿Adónde se habrá ido?

En ese momento llega Piccoro.

Piccoro: Supe que aquí vinieron todos… ¿Eh, donde están?

Roshi: Piccoro, que… gusto de verte.

Piccoro: Así que Trunks se enfermó.

Bulma: No, lo enfermaron. Un tipo no muy poderoso llamado Taikiodachu.

Piccoro: Me suena familiar… Taikiodachu…

Karin: Por cierto, los demás se fueron a buscar unas esferas extrañas a unas islas encantadas. Gohan dijo que…

Piccoro: ¡¿Qué?! ¿Cómo se enteraron de esas islas?

Roshi: Un tipo llamado Alberto o Adberto, algo así, nos dijo.

Piccoro: ¡Oh, no! ¡Todos corren grave peligro! ¡Eso fue una trampa! ¡El maldito Raykure está de vuelta!

Bulma: ¿Quién es Ray…? (Piccoro sale volando por la ventana antes de que termine)

Karin: ¿Qué cosa dijo?

Bulma: Algo sobre un tal Rayzuke… Rayzure… Raykuze… ¡Ah, no sé! Pero me parece que algo anda mal.

Mientras ellos hablaban, Piccoro volaba a máxima velocidad, siguiendo el Ki de Gohan.

Piccoro: Debo alcanzar a Gohan. ¡Pero…! ¡Maldición! Siento el Ki de los muchachos en todas las direcciones…

Ademiod (Obstruyéndole el camino a Piccoro): No pudimos contar contigo, porque con la sabiduría de Kamisama sabrías que era una trampa.

Piccoro: Eres tú, Ademiod. Sal de mi camino, ¡ahora!

Ademiod: Sólo pasarás sobre mi cadáver, y tú ya sabes lo fuerte que soy.

Piccoro: ¡¡¡Maldición!!!