Capítulo 3: “Expediciones…”


Mientras pasaban aquellas cosas en la vida de los androides, en la Universidad de mayor prestigio en el mundo se preparaba una expedición a la pirámide del faraón Kamentutan.

Mark: Bien, señores, al fin fue aprobado el proyecto.

Joe: Necesitamos preparar todo.

Jun: Cálmense, recuerden que la salida es en un año.

Shon: Sí, pero hay demasiadas cosas por hacer.

Mark: Pronto podremos explorar la tumba del faraón más importante de la era egipcia.

Joe: El Gran Kamentutan.

Luego de este hecho pasaron 11 meses, en este tiempo no ocurrieron grandes cambios en la vida de los Guerreros Z. #17 seguía viendo a Katrina, pero sólo por cosas de trabajo; Katrina poco a poco comenzó a fijarse en él y ese sentimiento iba creciendo sin que ella lo supiese, pero él era totalmente indiferente. En una de las tantas visitas de Katrina, #17 se encontraba cortando un árbol, pero cuando la vio se distrajo lo suficiente como para que el árbol se le viniera encima, él logró evadir el tronco pero una de las ramas le golpeó muy fuerte en un costado; Katrina fue corriendo hacia él al ver lo ocurrido.

Katrina: 17, ¿Estás bien? Déjame ver ese golpe.

#17: ¡Claro que estoy bien!… Arrgggghhhhh.

#17 se tocó su costado por el dolor, él pensaba que no había sufrido mayor daño, pero al intentar levantarse supo que el golpe había sido más serio de lo que creía.

#17: ¡Maldición! Creo que me rompí una costilla.

Katrina: ¿Y lo dices como si nada?

A pesar de que 17 se opuso, Katrina lo recostó en el suelo y comenzó a tantear la zona del golpe.

#17: ¡AAAAAAGGGGGRRRRRRHHHHHH!

Katrina: Creo que es aquí.

#17 (irónico): ¿Cómo lo supiste?

Katrina: Eres imposible. Bueno, no creo que te hayas roto nada, sólo es la contusión del golpe.

#17: ¿Se puede saber cómo estás tan segura?

Katrina: Un tío mío era médico y aprendí de él los conocimientos básicos de medicina y un poco de primeros auxilios.

Katrina iba a tocar nuevamente la zona del golpe, pero 17 le tomó la mano en un acto reflejo, pero lo hizo algo fuerte y la inercia hizo que Katrina resbalara y cayera sobre él, sus rostros quedaron frente a frente y ambos comenzaron a observarse, ella se sonrojó y él la besó, ella respondió al beso, y luego de ése vinieron muchos otros. Ambos fueron arrastrados por el mar de la pasión sin que pudieran evitarlo, ya no eran conscientes de sus acciones. Katrina le quitó la camisa a 17 y comenzó a besarle el cuello, luego el pecho; al principio 17 no sabía qué hacer, todo esto era nuevo para él, pero pronto decidió imitar a Katrina y le quitó la camisa y empezó a besarla, ella se quitó el brasier y se acostó sobre él y en ese momento accidentalmente lastimó el golpe de #17.

#17: Arrrrrggghhhhhh.

Katrina: Perdón.

#17: ¿Podrías tener más cuida…?

Katrina le tapó la boca con un dedo.

Katrina: Shhhhhh. No arruines el momento.

Ella seguía besándolo, sus manos recorrían el cuerpo de él, ésta no era la primera vez de Katrina, era la segunda, pero 17 despertaba en ella sentimientos que hasta ese momento le eran desconocidos; los dos seguían entre besos y caricias, luego de un rato ella terminó desnudándolo y él terminó de desnudarla, ella se puso encima de él y comenzó a besarla por todas partes, 17 no pudo evitar gemir de placer, cada beso le hacía perder el control, no pasó mucho tiempo para que él decidiera ponerse sobre ella y besarle todo el cuerpo también.

Katrina sentía que iba a enloquecer entre cada beso y caricia de 17, luego al androide entró en ella (aunque Katrina le ayudó un poco). Cuando lo hizo, Katrina lanzó un grito de placer. En su primera oportunidad, ella no sintió lo que sentía ahora, era una mezcla entre placer, pasión y algo que aún no lograba entender. Ella ni siquiera sabía cómo fue que terminó haciendo el amor con #17, pero no le importaba, se sentía feliz. #17 se sentía extraño, pero le estaba comenzando a tomar el gusto a lo que estaba haciendo, realmente lo estaba disfrutando, aunque por razones distintas a las de Katrina.

Ella seguía gimiendo, sentía que iba a morir en cada movimiento de 17, al principio él estaba sobre ella, luego ella sobre él, probaron muchas formas y realizaron muchas figuras, ella lanzó otro grito cuando llegó al tan ansiado éxtasis y poco después fue él quien lo alcanzó, los dos se quedaron unidos como si se hubieran fusionado.

Katrina: F…Fue increíble.

#17: ……

17 no habló, todo esto había pasado de repente, necesitaba tiempo para pensar, aclarar ideas; los dos se quedaron dormidos poco después; al día siguiente, cuando él despertó estaba solo, ni se molestó en buscar a Katrina, sólo cuando fue a la cocina logró ver la nota que ella le había dejado, dicha nota decía: “Perdón por irme así, pero tenía que trabajar y no quise despertarte, fue maravilloso lo de anoche, pero tenemos que hablar, vuelvo en la tarde, te quiero, Katrina”.

#17: Creo que Katrina tomó lo da ayer como no era, tendré que informarle que sólo fue fortuito y que no siento nada por ella, hmmmmm, bueno, aunque pensándolo bien, lo de anoche fue excelente y quisiera repetirlo, je, je, je, tal vez no sea mala idea que ella crea que la quiero, después de todo.

Ese día en la tarde, Katrina llegó a casa de #17.

Katrina: H…Hola.

#17: Hola.

Katrina: ¿Leíste mi nota?

#17: Sí.

Katrina: Oye, lo que pasó anoche, estuve pensando…

#17: Yo también y por eso quiero decirte algo.

Katrina: Dime.

#17: Creo que ya tenemos suficiente tiempo de conocernos y después de lo de anoche creo que sería menos problema lo que te voy a pedir.

Katrina: ¿Qué quieres?

#17: Katrina, ¿Quieres venir a vivir conmigo?

Katrina: ¿Eh?

Esas palabras tomaron por sorpresa a Katrina, ella no lo esperaba, ése era un paso muy grande, aunque no más grande de lo que ella había sido capaz de hacer hace algunas horas atrás.

Katrina: No lo sé.

#17: ¿No crees que podríamos intentarlo?

17 la abrazó de nuevo. Luego de mucho vacilar, finalmente ella aceptó, pero lo hizo porque al fin había entendido ese sentimiento nuevo y extraño que estaba experimentando, era amor, ella había descubierto que estaba enamorada de 17 y eso era lo que quería hablar con él, pero nunca se imaginó que 17 le pediría eso, nunca pensó que él también la amaba lo suficiente como para pedírselo, por eso decidió aceptar, si su amor era correspondido no había razón para negarse. Lo que Katrina no sabía eran las verdaderas intenciones del androide.

#17 (pensando): ¡Lo logré! Lo único malo es que tendré que fingir un poco, pero por repetir lo de anoche soy capaz de eso y más.

En casa de Krilin…

Krilin: En un mes nuestra pequeña cumplirá 5 años.

#18: Sí, ya es toda una señorita.

Krilin: Debemos empezar a preparar todo.

#18: Yo ya empecé, hice algunas compras, recuerda avisarle a los demás.

Krilin: Perdona que te pregunte, pero ¿le dirás a 17? No tengo ningún problema.

#18: No tienes porqué disculparte, eres mi esposo y tienes derecho a saberlo, pero no sé, realmente no sé si le diré.

Krilin: Tal vez durante este tiempo 17 haya cambiado.

#18: Tal vez, Krilin, tal vez.

Si quiere saber cuáles acontecimientos vendrán, no deje de ver los próximos capítulos de “Entre el Amor y la Guerra”.