Capítulo 2: “Un deseo imprudente”


En el capítulo anterior, Vegeta se fue a pasar la noche afuera, porque su mujer le reprochó que él estuvo ausente en el cumpleaños de su hijo.


Cápsule Corp., dormitorio de Trunks.

Trunks duerme y en su rostro se ven huellas de lágrimas. Bulma se acerca y en silencio acaricia sus mejillas mientras piensa:

Bulma: No cambiará nunca, tal vez fue un error que confiara en él para formar una familia. Sólo le interesa luchar. Nunca será un padre, y lo peor es que él no ve nada anormal en su conducta. ¡Cómo me gustaría que alguna vez nos abriera su corazón! Pero siempre está a la defensiva, como si todavía se encontrara con Freezer. De todas formas, Trunks sufre mucho, él no se merece esto.


En la cueva de Vegeta.

Vegeta: (Pensando) Esta mujer está loca, definitivamente. A veces quisiera que fuera una guerrera para poder darle una buena paliza. ¿Qué pretende con eso de la ternura? Ya me tiene harto con la dulzura y todas esas mariconadas… “Vegeta, debes ser más dulce con el chico, Vegeta, sé más demostrativo, Vegeta, es el cumpleaños de Trunks”. ¡Bah!, creo que ya me cansé. Tal vez debería volver a mi vida de mercenario espacial. Ahora ya no está Freezer y mi poder ha aumentado en forma inimaginable, tanto, que aunque estuviera, ya no sería rival para mí. ¡Ah, en realidad, lo que quisiera es estar en mi planeta y ser Su Majestad, el Rey Vegeta II!


En un lejano planeta.

Dos antiguos y malignos dioses, Talos y Secur, observan a Vegeta a través de una pequeña pantalla similar a una bola de cristal.

Talos: Mira a ese saiyan, siempre supe que se cansaría de su papel de esposo y padre.

Secur: No, es sólo un arranque, se le pasará.

Talos: No me parece. Oye, se me ocurre una idea, ¿quieres divertirte con él?

Secur: ¿De qué manera?

Talos: Lo mandaré a un universo paralelo donde el planeta Vegeta no fue destruido. Allí reemplazará a su otro yo, reinará, y además, en el universo al que lo mandaré, están los dobles de su esposa y su hijo, sólo que ella es mucho más obediente. ¡Ja, ja, ja!

Secur (asombrado): ¿Y qué harás con el otro Vegeta?

Talos: Lo mandaré a la Tierra.

Secur: ¡Pero hará un verdadero desastre en la Tierra!

Talos: Bueno, ése no es nuestro problema. Desde que conseguimos escapar de la prisión en la que nos encerraron los dioses Kaioh, nuestro poder aumentó muy por encima del de ellos, porque dominamos el tiempo y el espacio y además somos los más poderosos guerreros imaginables. Sin duda tenemos derecho de divertirnos. Por otra parte, sería conveniente que la Tierra se destruya, ya que allí viven los últimos saiyanes y semisaiyanes, quienes serían los únicos capaces de hacernos frente en caso de que decidiéramos conquistar el universo.

Secur: Evidentemente eres un tonto, ¡quieres deshacerte de los saiyanes y mandas a uno de los más poderosos a un lugar donde su planeta no fue destruido!

Talos: El tonto eres tú, ¿no te das cuenta de que se trata de un mundo paralelo y que por lo tanto Vegeta nunca podrá salir de allí? Esos brutos saiyanes jamás inventarán algo que se los permita. Además, él no sobrevivirá mucho tiempo allí, probablemente, porque cuando noten sus numerosos tics terrestres, lo asesinarán.

Secur: Así mataremos dos pájaros de un tiro: el otro Vegeta destruirá la Tierra y el de aquí, tal vez sea asesinado. ¡Entonces nadie podrá detenernos!


De vuelta en la cueva, con Vegeta…

Vegeta: ¡Oh, qué sueño tengo! (Mira muy asombrado) ¿Qué es ese torbellino? (Se acerca y comienza a ser absorbido) ¡¡¡¡¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!

Amanece en el planeta Vegeta, en el mundo paralelo.


Palacio real.

(DE AHORA EN ADELANTE AGREGARÉ EL N° II A LOS OTROS YO DE BULMA, VEGETA Y TRUNKS)

Bulma II (dirigiéndose a un montón de sirvientes que llevaban el enorme desayuno de Vegeta): Dejen aquí el desayuno y no hagan ruido, Su Majestad me dijo anoche que el que lo despierte lo pagará caro.

Sirvientes: Sí, señora, no haremos ruido (dejan la comida y se alejan más que rápidamente)


En las habitaciones de Su Majestad…

Vegeta: ¿Cómo, ya es de día? ¿Qué me pasó? Me duele la cabeza… ¡eh! (Espantado) ¿Dónde estoy?… Ésta no es mi cueva, sin duda, más bien parece… ¡¡LAS HABITACIONES DE MI PADRE EN EL CASTILLO REAL DEL PLANETA VEGETA!!… (Se frota los ojos) No, eso no es posible, mi planeta ya no existe y yo estoy en la Tierra, ¿o no? Debe ser un sueño ¡eso es, estoy soñando! (Se tranquiliza un poco). Bien, ayer hubiera deseado estar aquí, trataré de aprovecharlo. ¡Qué tonterías estoy diciendo! Mejor me levantaré e investigaré la situación. (Vegeta se levanta y comienza a correr por las habitaciones, descontrolado, finalmente toma la manija de la puerta y sale al pasillo).

Bulma II: ¡Mi señor! ¡Estáis despierto! Me dijisteis anoche que ibais a dormir hasta tarde y que no permitiríais que nadie os despertara… (preocupada) ¿acaso hicimos ruido? ¡Perdonadnos por favor! (Se pone de rodillas e intenta besar los pies de Vegeta, quien la mira con la boca abierta)

Vegeta: ¿Qué está pasando aquí? ¿Esta es una broma tuya, verdad? (Su cara se ilumina) ¡Eh! Ya sé: reprodujiste en cápsulas el palacio real de Vegeta y luego, de alguna manera, tal vez con la ayuda de Kakarotto, me trajiste aquí… pero, ¿por qué? ¿Y cómo supiste los detalles? (ya dudando un poco) Seguro que es una broma tuya…

Bulma II (con actitud humilde): No, mi rey, yo no sería capaz de semejante insolencia. Por otra parte, no entiendo lo que decís, os ruego que os expliquéis mejor. (Mira de repente la cintura de Vegeta, muy asombrada) ¡SEÑOR, QUÉ PASÓ CON VUESTRA COLA!

Vegeta (gritando como loco): ¡¿DE QUÉ HABLAS, MUJER, POR QUÉ ESTÁS TÚ EN MI PLANETA? CONTÉSTAME DE UNA VEZ, ¿ES UNA BROMA?

Bulma II (Muy asustada y temblando): Señor, os ruego que no os enojéis más, ¿acaso no recordáis que ya hace muchos años, cuando me encontrásteis en el planeta Grotch, con mi nave espacial en una misión científica, me llevasteis con vos y prometisteis, si os servía debidamente con mis conocimientos, no atacar, al menos por el momento, mi planeta de origen, la Tierra? Cumplisteis vuestra promesa y yo os di un hijo, a quien reconocisteis como vuestro heredero, el príncipe Trunks.

Vegeta: ¿¿¿¡¡¡QUÉEEEEE???!!! (Se desmaya)
¿Qué pasará con Vegeta en el otro universo? ¿Qué barbaridades hará el otro Vegeta cuando se vea en la Tierra? Lo veremos en el próximo capítulo.