Capítulo 2: “Encuentros y molestias”


17 fue al pueblo en busca de algunos víveres y de su nuevo rifle. Cuando llegó a la tienda de armas, vio que quien atendía no era el señor de siempre, sino una muchacha.

?????: ¿Puedo ayudarle?

#17: ¿Dónde está el viejo que atendía aquí?

?????: Supongo que se refiere a mi padre… bueno… él está… muerto. Murió hace una semana y, al ser su hija, quedé como nueva dueña.

#17: Ya veo, eso quiere decir que debo olvidarme de mi nuevo rifle.

?????: ¿Por qué dice eso?

#17: Porque yo le hice un pedido a su padre hace 15 días y supuestamente estaba listo para hoy, pero si murió, ya no estará listo nunca.

?????: Espere, tal vez mi papá ordenó el pedido pero por algún motivo éste se retrasó. ¿Me pude dar su nombre?

#17: #17.

?????: ¿Eh?

#17: Ése es mi nombre. ¿Puede decirme si llegó mi pedido?

?????: No, se retrasó, pero llegará en dos días.

#17: En dos días volveré por él; adiós.

Al decir esto, 17 se va del lugar.

?????: ¡Qué hombre tan insensible! No le importó en lo más mínimo lo de mi padre, sólo se preocupó por su pedido. Además, sus modales dejan mucho que desear.

Los dos días pasan y #17 volvió a la tienda tal y como lo había dicho.

#17: Bien. Aquí estoy.

?????: Y aquí está su pedido.

#17 tomó el rifle y lo estudió minuciosamente.

#17: ¡Excelente! Me lo llevaré.

#17 sale de la tienda sin preocuparse por despedirse y se dirige a su casa.

?????: Alguien debería enseñarle a ese tipo a ser un caballero.

En el camino a casa de 17.

#17: No puedo esperar para probarlo; espero que valga la pena lo que gasté en él.

#17 llega a su casa y se prepara para ir de cacería y el resto del día lo pasaría cazando. Al día siguiente, la muchacha de la tienda de armas se encuentra caminando en el bosque.

?????: Creo que me perdí. Lo que me faltaba.

En ese momento logra divisar una pequeña casa y se dirige hacia ella. Al llegar…

?????: Por lo que veo, aquí debe ser.

La muchacha toca la puerta y se sorprende al ver al ocupante de la casa.

#17: ¡Pero, miren lo que tenemos aquí! ¿Qué quieres?.

?????: Por el hacha que está afuera y los trozos de madera cortados en forma de leña, supongo que tú eres el leñador.

#17 (irónico): Eres muy perspicaz.

?????: Antes que nada, déjame decirte mi nombre. Me llamo Katrina y vengo a ver si puedes surtirme de leña durante el invierno.

#17: Depende de cuánto estés dispuesta a pagar.

Luego de hablar por un rato, los dos lograron ponerse de acuerdo en el precio.

#17: Bien, ya puedes contar con la leña. Mientras me pagues, claro.

Katrina: ¡Soy una mujer honesta y cumplida! No necesito que me amenaces.

#17: Ya veremos. Bueno, si eso es todo, adiós.

Katrina: ¿Nadie te ha dicho que eres un completo maleducado y que tienes pésimos modales?

#17: Sí, muchos lo han hecho.

Katrina: ¿Y?

#17: Todos están muertos.

Katrina: Veo que te gustan los juegos pesados. Bueno, tengo que irme, adiós.

El androide no respondió y sólo se limitó a verla hasta que desapareció en el bosque.

#17: ¡Ja! ¿Cómo se atreve a criticar mi forma de ser? Bueno, eso no tiene la menor importancia.

#17 y su nueva “amiga” continuaron viéndose, pues ella era una buena conocedora de armas y eso le interesaba a 17; y él era el leñador y eso le interesaba a Katrina. Dos semanas después, en casa de Krilin…

Marrón: Mami, mami, mami.

#18: ¿Eh? Es muy temprano, hija, ve a acostarte.

Marrón: No me siento muy bien.

#18: ¿Qué tienes?

Marrón: No sé…

De pronto, Marrón cayó desmayada al suelo y eso hizo que a #18 se le fuera el sueño enseguida.

#18: ¡¡¡¡Hija!!!!

Krilin: ¿Qué pasa? ¡Dejen dormir! ¡No hagas tanto escándalo, 18!

#18: Krilin, Marrón se desmayó, hay que llevarla a un hospital, ¡¡¡¡YA!!!!

Krilin: ¿Eh?

En cuestión de segundos, Krilin y 18 ya estaban en camino al Hospital. Marrón estaba en los brazos de su madre, quien se veía muy preocupada. Mientras se encontraban en el Hospital, llegaron Gokú y los demás.

Bulma: ¿Qué tiene la niña?

#18: No sé, no sé. Estoy comenzando a desesperarme, esta es la primera vez que a Marrón le sucede algo como esto y no sé qué hacer.

Milk: Cálmate, debes ser fuerte en estos casos. Además, lo más seguro es que no sea nada grave.

#18: Espero que tengas razón.

En otro lugar de la Sala de Espera del Hospital…

Gokú: ¿Es muy grave?

Krilin: No lo sé, estamos esperando al doctor.

Luego, #18 se acerca al grupo.

#18: Krilin, voy a enviarle un mensaje a mi hermano para que sepa lo que está pasando.

Krilin: Está bien. Yo me quedaré con Marrón.

Horas después, 17 recibe la carta de su hermana.

#17: A ver. ¿Qué tenemos aquí? Es un mensaje de mi hermana: “17, te escribo para decirte que mi hija está muy enferma y que no sé qué hacer, pues es la primera vez que le pasa. Por favor, quisiera que me acompañaras en estos momentos. 18”. ¡Bah! Mi hermana sigue con sus juegos. ¿Cuándo entenderá que nunca será humana? Ojalá esa mocosa se muera, a ver si con eso 18 recapacita.

Dicho esto, #17 arruga la nota y la arroja a la chimenea de su casa. Luego de esto, pasa una semana y Marrón se recupera. El desmayo de la pequeña fue debido a falta de energía por una pobre alimentación. En el Hospital…

Dr.: Ya se encuentra recuperada casi al 100%, pero deben ser más cuidadosos. La niña necesita alimentarse muy bien.

#18: Sí. Dr. No volverá a suceder.

Krilin: Estaremos muy pendientes para que coma y dejaremos de ser complacientes en ese aspecto.

Luego, en Kame House…

Bulma: Al menos no fue nada grave.

Milk: Pero deben ser más cuidadosos.

#18: Sí, realmente fuimos descuidados, creo que nuestra inexperiencia nos jugó una muy mala pasada.

Milk: Bueno, pero no se olviden que pueden contar con nosotras si lo necesitan.

#18: Gracias, de verdad.

Cuando todos se van…

#18: #17 no fue al Hospital ni se comunicó conmigo. ¿Por qué me hace esto?.

Krilin: Tal vez no recibió el mensaje. No te pongas así sin estar segura, amor.

#18: Puede ser, y eso debo saberlo. Voy a casa de 17.

Krilin: Bien.

#18: Cuida a Marrón, y sobre todo, ¡¡¡¡HAZ QUE COMA!!!!

Krilin: Ve tranquila.

#18 se despide de su marido y parte rumbo a casa de 17. Al llegar..

#17: Hola. ¿Cómo estás?

#18: Mejor. ¿Recibiste el mensaje que te mandé?

#17: Sí.

#18: ¿Y?

#17: ¿Y qué? ¿Qué querías, que fuera corriendo al Hospital a consolarte? No es mi estilo jugar a los humanos.

#18: Eres un desalmado, 17. Ni siquiera porque es tu única sobrina te conmueves.

#17: En primer lugar: esa mocosa nunca debió existir, y si se muere sería muy beneficioso para los dos, y en segundo lugar: ya te he dicho lo que pienso acerca de lo que están haciendo. Además, ¡claro que no me conmueve! Soy un androide, ¿recuerdas? No tengo sentimientos y, a diferencia de ti, yo vivo en la realidad y no en sueños.

#18 estaba totalmente asombrada por las palabras de su hermano, realmente no podía creer lo que oía.

#18: ¿Cómo es posible que me digas eso? Tú sabes cuánto quiero a mi hija.

#17: ¿Querer? ¿Cariño? Sabes perfectamente que no puedes sentir ninguna de esas emociones; ambos sabemos que tus conductas con los demás son fingidas; así que no le encuentro sentido a tu reclamo.

#18: El hecho de que tú seas un ser vacío y sin corazón no quiere decir que yo también lo sea. Yo sí tengo sentimientos y nada de lo que hago es fingido. No soy como tú, y no quiero volver a verte nunca.

#17: Como quieras, veamos hasta dónde logras llevar tu juego, pero cuando recapacites y te des cuenta de tu error, te estaré esperando para decirte “te lo dije”.

#18: ¡Eres un cínico!

#17: ¿No te ibas?

#18: Adiós.

Al decir esto, #18 alza el vuelo y se va. Lo que los androides desconocían era que Katrina los estaba viendo desde hacía rato. Aunque por la distancia, no logró escuchar nada.

Katrina: Así que este tipo tiene su novia, pues para discutir de ese modo… ¡Lástima! A pesar de todo, no se puede negar que es un chico muy atractivo, pero creo que se me adelantaron.
En la Tierra, las cosas van bien, pero pronto todo cambiará. Si desea saber lo que ocurrirá, no se pierda los próximos capítulos de “Entre el Amor y la Guerra”.