Capítulo 2: “Comienzan los problemas”

Ya eran cerca de las dos de la tarde, hora en que los chicos salían de la escuela para dirigirse a sus casas. Para Bra la mañana había sido realmente larga y pesada y no veía la hora de irse a su casa para descansar. Hacía un calor terrible, sobre todo con el suéter que había traído para que nadie notase su cola. Generalmente esperaba a que Trunks viniese por ella para regresar a casa, porque la universidad donde él estudia quedaba en el camino y se iban juntos, pero justo ese día tenía otra cosa que hacer, así que no podría venir por ella… “Demonios”, pensó… “será mejor que me vaya a casa”. Pensó caminar unas calles y una vez que nadie la viera levantaría vuelo…

¡¡¡BRAAAAAAA!!! –se oyó una voz a lo lejos. Ella volteó para ver quien era, y vio a su amiga Emily, que corría a su encuentro…

  • EM : ¿A dónde vas, Bra? –preguntó cuando la alcanzó.
  • BR : ¿Cómo que a dónde voy?… ¡A mi casa!, ¿adonde más?
  • EM : Pero… ¿no recuerdas que hoy tenemos entrenamiento de natación?
  • BR : ¡Maldición!… lo había olvidado… ¿estás segura? –preguntó con señales de fastidio.
  • EM : Claro, incluso tú misma me dijiste que me acordara, porque la próxima semana es la competencia y que tenemos que practicar… ¡Ah!, me olvidaba decirte… ¡¡Lo conseguí!!
  • BR : Conseguiste… ¿qué? –preguntó algo confundida.
  • EM : Bueno, a pedido tuyo, como me comentaste la semana pasada, la estrella del equipo de natación, y ya sabes a quien me refiero, ¡¡va a venir a entrenar con nosotras hoy!!
  • BR : ¡¡¿¿TE REFIERES A JASON??!! –dijo casi gritando.
  • EM : Sí, ah, mira tú, justo ahí viene… ¡¡¡JASON!!! ¡¡¡AQUI ESTAMOS!!!

El chico alto, rubio y de ojos verdes fue hacia donde estaban. Bra quería en ese momento que la tierra se la tragara. A ella realmente le gustaba ese chico y Emily lo sabía, por eso le había pedido que le consiguiera una oportunidad para estar con él; pero no, justo hoy… ahora que tenía este gran problema y tenía que salir como sea.

  • JS : ¡Hola, chicas! –saludó alegremente, luego se dirigió a Bra– ¡Hola Bra, me alegro de verte!
  • BR : S-sí… a mí también me da gusto de verte –dijo nerviosamente.
  • EM : Justo le estaba comentando a Bra que ibas a venir a entrenar con nosotras… deberías verla nadar, casi parece un delfín –dijo aduladoramente.
  • BR : Vamos, Emily, tampoco exageres… –dijo ruborizándose.
  • JS : A mí también me gustaría verte nadar, apuesto que debes ser muy buena… –dijo mirándola a los ojos.
  • EM : O es que solamente quieres verla en traje de baño… –fastidió.
  • BR : ¡¡¡EMILY!!! –dijo fuertemente.

Realmente esto era terrible, quería salir de esa incómoda situación. Ella también quería nadar, pero todos se extrañarían el porqué no se quitaba el supuesto cinturón de piel. Maldita cola, por su culpa estaba perdiendo una oportunidad, pero sabía que no podía hacer nada.

  • BR : Eeehhh… chicos, ¿saben qué?, no puedo quedarme. Me tengo que ir.
  • EM : Pero… ¡¿por qué?! –preguntó asombrada.
  • BR : Bueno… es que… no traje mi ropa de baño.
  • EM : ¿Y por eso te haces problema?… sabes que siempre hay mudas en los camerinos. Tú misma me lo dijiste.
  • BR : La verdad es… ehhh… –estaba muy nerviosa y ambos chicos la estaban mirando, especialmente Jason– es… que… le prometí a Pan que entrenaría con ella en la academia de Mr. Satán justo esta tarde… ¡sí! –dijo finalmente.
  • JS : Vaya… no sabía que practicabas artes marciales, ¡y todavía con la nieta del campeón mundial!
  • BR : Sí… bueno… practico desde hace poco. De veras discúlpenme, chicos, no quiero que piensen mal, vayan ustedes a entrenar, ya nos veremos mañana.
  • EM : ¿Estás segura, Bra? –le dijo su amiga como en un tono de reproche y mirándola de mala manera.
  • BR : Sí, no se preocupen… ufffff… qué calor esta haciendo –dijo agitando su mano como abanico.
  • JS : Debes tener un calor infernal con ese suéter en pleno verano, ¿por qué no te lo quitas? –preguntó.
  • BR : ¡NO! –dijo muy fuerte y de pronto vio que los dos chicos la miraban con una cara de sorprendidos por su reacción– la verdad es que… me ha dado un poco de aire ayer y no quiero enfermarme.
  • JS : Ah, si es por eso, entonces tienes una buena razón para no entrenar hoy… está bien, ve a tu casa a descansar, no te preocupes por nosotros… –se acercó un poco a ella– …me pondría muy triste si te enfermaras…

Bra se ruborizó ante sus palabras y maldijo su suerte, mientras sus amigos se iban rumbo a la piscina de la escuela. Realmente lo sentía por Emily, porque ella había hecho todo para conseguirle esa cita que ahora acababa de rechazar… de seguro ya no le querría hablar más, y con respecto a Jason… bueno, por lo menos ahora sabía que algo le simpatizaba después de lo que le dijo, o si sólo fue para quedar bien con ella, pero se lamentó de todo. Siguió con su plan; luego de caminar un par de cuadras, se elevó utilizando su ki, pero en vez de ir a su casa, fue rumbo a la academia de Mr. Satán para desahogarse un poco luchando con Pan… “Estúpida cola. Si no fuera por ti, nada habría pasado”… maldijo un rato más antes de llegar a su destino. Aquí se notaba que tenía un carácter parecido al de Vegeta, y ahora, enfadada, se veía terrible. Finalmente llegó a la academia donde entró algo malhumorada y se topó con Mr. Satán, que regresaba de ver la práctica de su nieta. Estaba más viejo y con poco pelo, pero aún conservaba su humor de siempre…

  • MS : ¡Ten cuidado, torpe! –dijo sin mirar con quién se había topado– ¡Recuerda que soy el campeón mundial y debes de tenerme respeto!…
  • BR : Buenas tardes, Mr. Satán. Perdóneme, no lo había visto –dijo disculpándose.

Satán la miró sorprendido y avergonzado de haberle gritado a una pequeña, pero al parecer no la reconoció…

  • MS : ¿Y tú quién eres, jovencita? ¿Vienes por las clases? –dijo sin reconocerla, aunque en cierto modo le parecía familiar.
  • BR : ¿Cómo?… ¿No se acuerda de mí?… Soy Bra, amiga de Pan –dijo, pero al ver que aun no la reconocía, siguió– soy la hija de Bulma y Vegeta, y hermana de Trunks…, se acuerda de ellos, ¿no?

Satán tragó saliva al recordar a Vegeta y sus amigos por las pasadas batallas en las que casi pierde la vida, pero lo disimuló bien…

  • MS : Claaarooo… ya me acuerdo de ti… pero pequeña, cuánto haz crecido, y te pareces mucho a tu madre… –Bra pensó que estaría mal de la memoria, porque la acababa de ver la semana pasada y le preguntó lo mismo, pero no dijo nada.
  • BR : Bueno, esteee… ¿estará Pan entrenando?
  • MS : Claro, pasa… creo que está con su tío Goten en el gimnasio.
  • BR : Gracias… ¡hasta pronto! –se despidió.

Pero cuando pasó por la puerta, había olvidado enrollar su cola a la cintura, por lo que Satán pudo verla, se frotó los ojos y sacudió la cabeza… “¡Vaya!”, pensó, “creo que ya es hora de que visite a un oculista”, dijo mientras se marchaba.

Ya dentro, Pan y Goten estaban practicando con golpes muy rápidos. Él no podía todavía aceptar que su sobrina lo hubiese vencido en el pasado torneo y buscaba la forma de redimirse, pero ella estaba en mejor forma que él, por lo que esquivaba todos sus golpes.

  • GT : Ya estoy cansado… –dijo sentándose en la lona– paremos un momento.
  • PN : ¿Qué pasa, tío Goten? –dijo burlonamente– ¿es que no puedes seguirme el ritmo?
  • GT : Ríete si quieres –dijo molesto– …lo que pasa es que hoy no estoy en buena forma…
  • PN : Jo…llevo días escuchando lo mismo… lo que pasa es que sólo pasas sentado hablando por teléfono con tus tantas novias, y por eso te ha crecido el trasero… –fastidió.

Goten ya iba a contestarle, cuando Bra entró a la sala. Pan se sorprendió, porque no esperaba verla hasta pasado mañana, después de tan dura práctica que la había dejado molida. Era muy extraño…

  • PN : Bra… ¿qué haces aquí? Pensé que tenías entrenamiento de natación.
  • BR : Necesito hablar contigo –luego miró a Goten– a solas, si se puede.
  • GT : Está bien, no se preocupen… regreso más tarde, chicas –dijo mientras salía, entendiendo la indirecta. Bra sabía que había actuado de mala manera con Goten, pero en ese momento estaba de mal humor y lo dijo sin querer. Luego se topó con los ojos de Pan que la miraban enojados.
  • BR : Lo lamento, Pan… no quería actuar así, pero tengo un gran problema y necesito hablar con alguien.
  • PN : No te preocupes –dijo cambiando la cara– tío Goten te conoce y sabe que no lo dijiste con mala intención. Ahora dime, ¿qué te ocurre?

Bra se quedó callada, pero quería desahogarse con alguien sobre su problema. Quizás ella podría darle su punto de vista…

  • PN : La verdad que me sorprende mucho que estés aquí… me dijiste que tu entrenamiento de hoy era muy importante por lo del campeonato, no comprendo… –terminó.
  • BR : Pan… –dijo finalmente– ¿Prometes guardar un secreto?… y también ¿no hacer escándalo, ni nada por el estilo?
  • PN : ¡Caramba! –dijo sorprendida– como si no me conocieras… ¿de qué se trata?

Bra desenrolló su cola y la movió rítmicamente frente a los ojos de Pan. Ella se cayó sentada hacia atrás y tartamudeó un poco… luego trató de calmarse, se puso de pie aún sorprendida y miró a su amiga, que ya se había esperado su reacción.

  • PN : N-no puedo creerlo… ¿desde cuando la tienes?
  • BR : Desde esta mañana… –dijo molesta– la verdad que este día ha sido espantoso. Ahora supongo que podrás entender por qué no fui a nadar hoy…
  • PN : Por supuesto… ya me imagino, todo el mundo se hubiera dado cuenta de tu pequeña diferencia…
  • BR : Y lo peor de todo –le cortó– es que el chico más guapo del equipo quería entrenar conmigo… esto parece una pesadilla.

Pan pensó unos minutos y recordó que su padre también tenía cola cuando era pequeño, también el abuelo Gokuh le había contado que con la cola era más fuerte. Tal vez…

  • BR : Papá me dijo que no me preocupase y que esperara –continuó– una alternativa podría ser que me cortara la cola y así se arreglaría todo. Bueno… es una idea…

En ese momento, Pan se puso de pie, subió a la plataforma de combate y miró a Bra. Se veía que planeaba algo…

  • PN : ¡Atácame! –le gritó a Bra.
  • BR : …….. –confundida– ¿qué…?
  • PN : Vamos a combatir… quiero comprobar algo…
  • BR : ¿Hablas en serio? –Bra no comprendía qué pretendía con eso, pero notaba decisión en sus ojos, así que subió con ella a la plataforma y se puso en guardia.
  • PN : ¡VAMOS!… ¡¿a qué esperas?! –gritó.
  • BR : De acuerdo, pero…

Estaba en duda, ella sabía que Pan era más fuerte que ella y nunca había podido derrotarla ni en un combate simulado… Pero había venido con la intención de echar un poco de el humo de la mañana, así que si peleaba, aunque perdiera se sentiría mejor… Acto seguido, después de evaluarlo, se lanzó contra Pan a una velocidad asombrosa y comenzó a lanzar golpes muy rápidos, fácilmente evadidos por ella, pero en uno de esos ataques desapareció ante sus ojos y le propinó una patada que la lanzó a unos metros, pero sin sufrir daño alguno.

  • PN : Es increíble… –pensó para sí misma– está mucho más rápida y veloz en sus movimientos que ayer… esto parece confirmar que mis sospechas eran ciertas, la cola ha aumentado sus poderes… bien, entonces atacaré con más fuerza.

Pan hizo explotar su ki y se lanzó contra Bra, quien a duras penas pudo esquivarla, pero luego comprobó su superioridad al recibir una lluvia de golpes que a veces eran parados o daban en el blanco. Bra comprendió que Pan se lo había tomado muy en serio, y cuando extendió sus manos para protegerse de uno de los ataques, gritó y sin querer un energy ha salió de sus manos. A Pan la tomó por sorpresa y no pudo esquivarlo, sintió el impacto en su pecho y luego un gran dolor en su espalda al estrellarse contra uno de los muros. Bra estaba sorprendida y no sabía cómo había hecho eso, sólo recordó que se lo había visto hacer a su padre una vez. Quizás tuviera sus habilidades, pero nunca pensó lastimar a nadie. Miró a Pan, que lentamente se incorporaba. Tenía parte de su ropa quemada, pero afortunadamente no había recibido daños graves… No podía creer que Bra pudiera hacer eso, pero no podía dejarse vencer. Simuló una sonrisa al recordar algo y rápidamente regresó a la plataforma.

  • BR : Lo…lo siento… –se disculpó– n-no se cómo pasó… ¿estás bien?
  • PN : Olvídalo… –dijo limpiándose el polvo– Veo que tu fuerza y habilidades han aumentado… bien, ahora lucharemos más en serio. Quiero que me ataques de nuevo… quiero comprobar otra cosa.

Bra no comprendía qué trataba de hacer al pedirle eso de nuevo, tal vez por su orgullo de guerrera al no querer perder… se encogió de hombros y se lanzó de nuevo al ataque, pero esta vez Pan la esquiva y toma su cola sujetándola con fuerza. Bra, de pronto, siente un tremendo vahído, como si el alma se le fuera del cuerpo y apenas tiene tiempo para poner sus manos antes de desplomarse contra el suelo… su respiración era muy rápida y agitada, como si todas sus fuerzas la hubieran abandonado.

  • PN : Tal como supuse –pensó– al tirar de su cola perdió su fuerza… bueno, después de todo tiene una debilidad y esto puede ser una gran desventaja. Luego soltó a Bra y la ayudó a incorporase con dificultad.
  • BR : ¡Diablos!… no sé qué rayos me pasó… es como si hubiera sufrido un mareo, nunca lo había sentido antes –dijo extrañada.
  • PN : No te preocupes… de seguro fue por algunos de los golpes que recibiste –dijo ocultando lo que sabía de su cola. Quizás por ahora era preferible no decirle y esperar un poco…
  • BR : Sí… puede que tengas razón. Creo que aún me falta mucho para vencerte– dijo sonriendo.
  • PN : Si quieres, cualquier otro día te puedo dar la revancha…
  • BR : Podría ser… ¡¡ay!! ¡mira la hora que es! –dijo al ver su reloj– ¡si no estoy en casa en unos instantes van a matarme! –exageró, pero luego preguntó– ¿todavía vas a quedarte?
  • PN : Sí, estaré practicando un rato más hasta que regrese tío Goten –contestó.
  • BR : Bueno… entonces me voy yendo… despídeme de Goten, ¿quieres?
  • PN : Sí, no te preocupes… ¡¡Nos vemos!!

Mientras Bra salía corriendo, se topó con Goten que estaba regresando…

  • BR : ¡¡Hola, Goten!! ¡¡Adiós, Goten!! –dijo sin detenerse rumbo a la salida. Él la miró y luego se dirigió a Pan…
  • GT : Oye… ¿de qué tanto estuvieron conversando mientras estuve fuera?
  • PN : No tengo por qué contarte –dijo maliciosa– son cosas de mujeres…
  • GT : ¡Caray!… ni que fueran temas prohibidos… ¿o acaso estuvieron hablando de sexo? –fastidió.
  • PN : Ay, tío Goten… tú y tus preguntas inteligentes –continuó– ¿o acaso crees que somos como tú cuando hablas con tus novias por teléfono?… ¡¡que mente tan enferma!!– dijo riéndose.
  • GT : ¡Mira! si vuelves a empezar con esas yo te… –de pronto Goten se quedó callado como si hubiera sentido algo. Miró a una de las ventanas en una dirección específica, hacia donde se había marchado Bra y frunció el ceño.
  • PN : ¿Pasa algo, tío Goten? –preguntó– de pronto te quedaste callado. –luego miró hacia el cielo y notó que hacia el horizonte comenzaban a oscurecerse las nubes como si fuera a haber tormenta– Oye… –continuó– si estás preocupado por Bra, ella llegará a su casa antes que empiece a llover.
  • GT : No… no es eso –dijo preocupado– hay algo que no me gusta nada… –Luego pensó para sí mismo– esta presencia extraña, es una fuerza malvada y desconocida… espero que no cause problemas.

Mientras volaba a su casa, Bra ya había notado las nubes, pero si se desviaba por otro camino llegaría más tarde, así que decidió tomar el riesgo y aumentó la velocidad… “Bueno, quizás después de todo esta cola tenga algo de positivo” –pensó mientras volaba– “Siento que mis poderes han aumentado como dijo Pan y hasta pude lanzar un energy ha como papá… Creo que reconsideraré la idea de cortármela”. Siguió volando, pero era extraño, sentía como si estuviera volando en círculos, porque ya había pasado por el mismo lugar varias veces; luego le pareció como si no avanzara por el aire y un repentino escalofrío se apoderó de ella al sentir una extraña presencia, era sorprendente porque ella aún no había aprendido a sentir el ki de otra persona, pero éste era tan fuerte que pudo percibirlo. Era algo frío y sobre todo malvado… “¿Qué podrá ser?” Pensó algo asustada, por no decir sumamente… “¡¿Quién es?!” –gritó armándose de valor. De pronto sintió un resplandor brillante y a lo lejos se escucharon truenos y una voz sumamente extraña…

  • ??? : ¿Así que tú eres la hija del príncipe? –dijo la voz en un tono despreciativo.

Era una voz de mujer, pero Bra no podía reconocerlo y no podía imaginarse en el peligro en que se iba a encontrar…