Capítulo 1: “Se formula un plan”

La batalla con Cell había terminado, y la paz reinaba en la Tierra. Ahora que no existían más enemigos que amenazaran la seguridad de las personas, los Guerreros Z pudieron por fin y después de mucho tiempo comenzar a tener una vida apacible. Goku, que había sido resucitado gracias a las Esferas del Dragón de Namek, vivía pacíficamente con su hijo Gohan y su esposa Milk, que ya tenía varios meses de embarazo. Era tierno con su esposa, a quien consentía en exceso debido a su estado. Gohan comenzó a ir a una escuela normal, donde pudo hacer amistad con niños de su edad, aunque nunca dejaba de visitar a su amigo y maestro Piccolo y a Dende. Krilim se había mudado a la ciudad, donde comenzó a trabajar montando su propia empresa. Le iba estupendamente bien, ya que tenía mucha habilidad para los negocios, sin embargo no era totalmente feliz debido al amor que sentía por #18, a la cual nunca volvió a ver desde de aquel día en que le pidió al Dragón Shenlong que le quitara a ella y a #17 las bombas que tenían en el interior de sus cuerpos. A pesar de esto, nunca la olvidó, y él sabía que jamás lo haría aunque este amor fuera imposible. Yamcha seguía jugando el béisbol, y aunque era gran estrella de este deporte, se sentía solo. Quería desesperadamente a alguien con quien compartir su vida. No lo admitía, pero todavía pensaba en Bulma. Por su parte, Bulma comenzó a vivir con Vegeta. Éste había descubierto los verdaderos sentimientos que tenía por su esposa y su pequeño hijo Trunks, sin embargo, no dejó de entrenar, ya que jamás descansaría hasta haber vencido a Goku. Ésta era su meta y no descansaría hasta conseguirla, aunque su vida entera se fuera en alcanzarla. De Tenshinhan y Chaoz no se volvió a saber nada más. Todos suponían que se habían retirado a vivir en algún lugar de las montañas, tal vez a entrenar, pero sólo eran suposiciones. Piccolo se quedó a vivir en el Templo de Dios junto a Mr. Popo y Dende, ya que quería encargarse de proteger y preparar adecuadamente a Dende para que fuera un digno guardián de las Esferas del Dragón. La verdad era que Dende era demasiado inseguro, no tenía confianza en sí mismo y en las decisiones que tomaba y esto era algo que Piccolo quería cambiar en él, al menos eso era lo que esperaba lograr algún día.

Como vemos, la paz en la Tierra era absoluta. Sin embargo, en el infierno, las cosas eran totalmente distintas, y pronto veremos porqué. En uno de los tantos bares del infierno, estaban reunidos en una mesa Cell, en su primera transformación, Freezer y dos demonios llamados Loki y Burk jugando Póker. La verdad es que Loki les estaba dando una paliza a los demás.

Loki: Full de Ases. Lo siento, amigos, volví a ganar.

Al decir esto mostró sus cartas y comenzó recoger el dinero que había ganado, mientras los demás, sumamente molestos, tiraban sus cartas sobre la mesa.

Cell: ¡Pero qué noche! Desde que llegué al infierno hace unos pocos meses me ha ido terriblemente mal, ni siquiera puedo ganar un estúpido juego de cartas.

Freezer: ¿Y qué esperabas? Por algo le dicen a este lugar el infierno, no esperes que te vaya bien.

Loki: Vamos, no sean tan malos perdedores.

Burk: ¡Claro! Para ti es fácil decirlo, nadie jamás te ha ganado en este juego.

Loki: No se molesten por eso, para que vean que no soy tan malo, la próxima ronda la invito yo.

Freezer: ¡Pero qué generoso eres!

Cell: No te molestes, Freezer, algo es algo, deberías agradecerle a nuestro querido amigo su generoso regalo. ¿Qué te parece si vamos a la barra a buscar las bebidas mientras ustedes reparten las cartas nuevamente?

Freezer: ¡¿Estás loco?! Si quieres ir, ve tú solo, yo me quedo aquí.

Burk: ¡Pero qué grosero eres!

Freezer se molestó mucho por esto, e inmediatamente se levantó de la mesa dispuesto a darle una lección a ese tonto.

Freezer: ¿Quieres que te enseñe cuan grosero puedo ser?

Burk: Cuando y donde quieras.

Estaba a punto de levantarse cuando Loki colocó una mano sobre uno de sus hombros, impidiéndole hacerlo.

Loki: No te alteres, Freezer no quiso molestarte con eso, ¿verdad?

Freezer: ¡Por supuesto que sí!

Burk: ¡¿Lo ves?!

Intentó levantarse nuevamente, pero Loki se lo volvió a impedir.

Cell: Deja ya esas tonterías, Freezer, y acompáñame a buscar las bebidas.

Freezer, que estaba de un increíblemente mal humor, estaba a punto de enfrentar a Cell, que ya lo tenía harto con su excesiva insistencia, pero cuando iba a hacerlo, notó en el rostro de Cell que tenía algo planeado; no le interesaban los tragos, otra cosa lo motivaba, esto le dio mucha curiosidad a Freezer, quien decidió seguirle el juego. Al llegar a la barra, Cell no perdió el tiempo y procedió a explicarle su plan.

Cell: Oye, Freezer, ¿quieres hacerle pasar un muy mal rato a esos tontos de Loki y su pandilla?

Freezer: ¡Por supuesto!, Se creen los dueños del Infierno y nada más porque están aquí desde el inicio de los Tiempos. Si no es porque son más que yo, les daría su merecido a esos cretinos.

Cell: En algo tienes razón, nosotros no les podemos hacer nada, ya que desgraciadamente me enviaron al infierno en mi primera transformación. Si no fuera por eso, los acabaría fácilmente, pero como lamentablemente no fue así, no podré hacerlo, pero yo sé quién puede.

Al oír esto, el rostro de Freezer se iluminó.

Freezer: ¿De quién estás hablando?

Cell: De los saiyajins que viven en la Tierra.

Freezer: ¡¿Los Saiyajins?! Seguramente te volviste loco de remate, ellos están vivos en la Tierra y esos demonios están aquí en el Infierno. ¿Cómo pretendes hacer eso?

Cell: Ellos pueden salir del Infierno si quieren. Haremos que vayan a la Tierra contándoles de las Esferas del Dragón, pero omitiendo la parte de los Saijayins, y cuando lleguen allá, les darán una paliza que no olvidarán por el resto de la eternidad.

Freezer: ¡Ése es un estupendo plan!, Hasta que tendremos un poco de diversión por aquí.

Luego de esto, volvieron a la mesa y siguieron jugando, y por supuesto perdiendo, aunque esto ya no les importaba, lo único que querían era hacer caer en la trampa a esos demonios. Cell fue el primero.

Cell: Oigan, muchachos, ¿alguna vez les conté de las Esferas del Dragón?

Burk: No, nunca. ¿Qué son esas Esferas del Dragón?

Cell: En el planeta de donde yo vengo, existen siete esferas llamadas las Esferas del Dragón. Si logras reunirlas todas, puedes invocar a un dragón llamado Shenlong que cumplirá cualquier deseo que quieras.

Burk: ¡¿En serio?!

Freezer: Así es, yo casi muero al destruirse un planeta llamado Namek, en donde existían también unas Esferas del Dragón. Ahora, desafortunadamente, sólo quedan las del planeta de Cell.

Loki: ¿Y donde queda tu planeta, Cell?

Cell: Es el tercer planeta del Sistema Solar, que se encuentra en la Vía Láctea, y su nombre es Tierra.

Burk: ¡¿Y de verdad esas esferas pueden cumplir cualquier deseo que quieras?!

Cell: Sí.

Loki: Eso es muy interesante, pero no me agradan los cuentos de hadas, mejor sigamos jugando.

Freezer: Muy bien, aunque te advierto que no es un cuento.

Durante el resto de la noche no se volvió a mencionar el tema de las esferas. Cuando Loki terminó de ganar todo el dinero que Cell, Freezer y Burk tenían, los demonios se retiraron, dejando a Cell y a Freezer solos en la mesa.

Freezer: ¿Crees que cayeron en la trampa?

Cell: Si estuviera vivo, apostaría mi vida a que sí.

Freezer: Pues con la suerte que tienes en el juego, yo no haría eso.

Al oír esto Cell, le dio un pescozón a Freezer en la cabeza.

Cell: No te hagas el payaso.

Freezer: Está bien, aunque después de todo el dinero que perdí esta noche, más vale que tu plan dé resultado.

Cell: Eso puedes asegurarlo.

Freezer: ¿Y qué pasará si logran derrotar a los saiyajins y reúnen las esferas?

Cell: Eso es imposible, pero si llegara a suceder, de todos formas no podrían pedir su deseo, ya que no saben invocar a Shenlong. Recuerda que las esferas por sí solas no sirven de nada.

Freezer: Es verdad. Ardo en deseos de ver cómo derrotan a esos idiotas, y lo mejor de todo es que si esos demonios ganan, significará que los saiyajins perdieron.

Cell: Por supuesto, pase lo que pase nos vengaremos de alguien a quien odiamos. Con este plan no hay forma de perder.

Al decir esto, ambos comenzaron a reír. Freezer sacó de uno de sus bolsillos el último billete que le quedaba y con él pidió una botella para poder celebrar.

Cell: ¿No que habías perdido todo tu dinero?

Freezer: Mentí, quería dejar algo para celebrar el brillante plan que se te ocurrió.

Cell: Entonces brindemos.

Freezer: Por supuesto.

Freezer y Cell comenzaron a beber, seguros de que su plan era infalible. Mientras esto pasaba, los demonios llegaron a su guarida. En ella vivían Loki, Burk y otros dos demonios llamados Nick y Daci. Los cuatro eran hermanos, juntos formaban una pandilla llamada La Legión del Mal. Loki era el mayor y el líder del grupo, juntos eran poderosos y mortales, tanto que villanos como Cell y Freezer no podían hacer nada en contra de ellos. Dominaban totalmente el Infierno. Al entrar, Loki y Burk se encontraron con sus otros dos hermanos y les contaron todo sobre las esferas.

Nick: No sabía lo de las esferas, pero intencionalmente omitieron la parte de los saiyajins que habitan la Tierra.

Loki: Son unos tontos al pensar que nosotros no sabríamos nada de ellos.

Burk: Es verdad, con tantas personas que han llegado al infierno por causa de ellos, ¿cómo no habríamos de saberlo?

Daci: Seguramente querían que fuéramos a la Tierra para que esos tontos nos derrotaran.

Loki: La verdad es que según lo que nos han contado, esos sujetos son muy poderosos, pero eso no nos impedirá que vayamos allá a reunir esas esferas.

Nick, Burk y Daci: ¿Ah, no?

Loki: Por supuesto que no, de alguna forma los derrotaremos.

Nick: Yo no estaría tan seguro, recuerda que ellos no están solos. Está también ese namekuseijin llamado Piccolo, que también es muy poderoso, y esos humanos llamados Yamcha, Krilim y Tenshinhan, que derrotaron con facilidad a las Fuerzas Especiales Ginyu.

Daci: Sí, los famosos Guerreros Z.

Loki: Ellos no me preocupan. Piccolo podría hasta con dos de nosotros, pero jamás podría con los cuatro al mismo tiempo, y esos humanos son más débiles que él. Ellos no son el problema, el problema son los saiyajins.

Burk: Es verdad, pero si todos ellos unen sus fuerzas, de ninguna forma podremos ganar.

Loki: A menos que…

Loki se quedó en silencio. Por la expresión en su rostro, parecía que se le había ocurrido una idea. Los demás lo notaron y esperaban ansiosos a que su hermano se los contara. Después de unos minutos, Loki comenzó a reír desesperadamente, los otros lo miraron como si se hubiera vuelto loco.

Daci: ¿Pero qué te pasa?

Loki: Se me acaba de ocurrir una gran idea para vencerlos a todos y divertirnos al mismo tiempo.

Burk: ¿Estás seguro? Yo no creo que podamos vencerlos a todos.

Loki: Nada es imposible, sólo se tiene que encontrar la forma, y yo la encontré. Acérquense todos para contarles, recuerden que en este lugar las paredes oyen.

Daci, Burk y Nick: Bien.

Poco a poco, Loki comenzó a explicar a sus hermanos su idea, y a medida que lo hacía, la expresión en sus rostros cambió totalmente, hasta que finalmente todos empezaron a reír. Su risa era diabólica. Lo que planeaban hacer, seguramente era terrible.

Daci: Déjame felicitarte, hermano, tu plan es excelente.

Burk: ¡Es genial!

Nick: Y lo mejor de todo es que nos divertiremos muchísimo haciéndolo.

Burk comenzó a correr por todo la habitación, estaba feliz, hacía mucho tiempo que La Legión del Mal no enfrentaba ningún reto, y la verdad es que estaban muy aburridos, pero ahora la situación era distinta.

Nick: Derrotaremos a los Guerreros Z y pediremos el deseo a las Esferas del Dragón.

Burk: Me muero de ganas de ver los rostros de Freezer y Cell cuando hagamos eso.

Daci: Un momento, no hemos pensado en una cosa.

Loki: ¿Qué cosa?

Daci: ¿Que deseo pediremos?

Burk: ¡Vaya! Con la emoción se nos olvidó completamente ese detalle.

Loki: Eso no es un problema, lógicamente pediremos ser los amos de todo el Universo.

Nick: ¡¿Ser los amos del Universo?!

Loki: ¡Claro! Si hacemos esto, no solamente dominaremos el infierno, sino el mundo de los vivos.

Daci: ¡Si hacemos eso tendremos más poder que el Gran Kaioshin!

Loki: Por supuesto, después de esto nadie podrá detenernos.

Burk: ¡VIVA!, ¡VIVA!, ¡VIVA!

Loki: Escaparnos del infierno no será un problema, ya lo hemos hecho antes, así que partamos de une vez.

Daci, Burk y Nick:¡SÍ!

Así, La Legión del Mal salió rumbo a la Tierra a buscar las Esferas del Dragón y derrotar a los Guerreros Z, recurriendo a un diabólico plan para lograr su objetivo, un plan desconocido aún para nosotros.