Capítulo 1: “El comienzo de un hermoso sentimiento”


Eran las 9:30 pm. El viento comenzaba a soplar, anunciando el comienzo de una larga noche lluviosa. En el bosque todo era tranquilidad y lo único que lo iluminaba era la luz de luna que brillaba por las nubes. En una pequeña casa, una familia muy especial terminaba su “pequeña” cena.

GOKU (GK): Qué rica te quedó la cena, Milk. Cada día que pasa me pregunto cómo pude soportar no poder comer tu comida en el otro mundo. Es injusto que los muertos no puedan comer, jajaja –dijo con su clásica pose de una mano tras su cabeza.

GOTEN (GT): Claro, sobre todo cuando te acabas casi toda la comida, papá.

GK: Es que tenía mucha hambre, ya que por haber entrenado toda la tarde, me dieron muchas ganas de comer.

MILK (MK): Me da mucho gusto que te haya gustado tanto, porque la hice con mucho amor. Por cierto, Gohan, ¿cómo te fue en la escuela? ¿Te pudiste inscribir en el siguiente período?

El hombre no le contestó enseguida a su madre, ya que cierto acontecimiento se le vino a la mente cuando ella le recordó su escuela.

MK: ¿Gohan? ¿Te ocurre algo? –la mujer volvió a insistir, haciendo señas con su mano frente a la cara del joven.

GT: Oye, hermano, “aquí la Tierra llamando…” –dijo con un tono juguetón mientras agitaba el brazo de su hermano mayor.

GOHAN (GH): ¿Eh? Ah, lo siento, mamá. ¿Qué decías?

GK: Tu madre te preguntó cómo te había ido en la escuela.

GH: Ah, sí. Pues sí me pude inscribir y también me dieron de nuevo la beca completa y las clases comienzan dentro de una semana.

MK: ¡Qué bien! Me da mucho gusto, hijo. Ya ves, Goten, debería darte vergüenza después de las malas calificaciones que traes a la casa, pero yo tengo la culpa por no… –no pudo continuar porque alguien la interrumpió.

GK: Ya, Milk, no lo regañes. Él mejorará, ¿verdad que sí, hijo?

GT: Sí, papá –dijo tristemente.

GK: Por cierto, Gohan, ¿te volvió a tocar en el mismo salón con Videl?

Al escuchar ese nombre, un tono rojizo apareció en las mejillas del muchacho junto con una mirada de tristeza que le hizo bajar la mirada. Tratando de buscar poder contestar, le respondió a su padre:

GH: Sí, papá. Me volvió… a… tocar… con Videl –dijo bajando la cabeza de nuevo.

Goku, al notar la actitud de su hijo, pensó que algo le pasaba y prefirió cambiar el tema, pero prometiéndose que luego hablaría con él.

GK: Oye, Goten, mañana quedé con Vegeta en ir a entrenar con él en la Cámara de Gravedad porque me dijo que como Bulma tiene que ir a una junta de su empresa, tiene que cuidar a Trunks, pero conociéndolo, sé que no le pareció la idea así que pensé que a ti…

GT: ¡¡¡Síiiiiiii, claro que voy contigo, papá!!! –gritó levantándose en su silla por la emoción.

MK: Me parece bien, pero no quiero que se vayan a lastimar.

GT: No te preocupes, mamá. Te prometo que me portaré bien y le haré caso a mi papá en todo lo que me diga.

MK: Ése es mi hijo. Está bien, pero cuídense mucho.

Unos minutos de silencio pasaron hasta que Gohan, un poco desanimado, habló:

GH: Me voy a dormir, mañana tengo que ir a la Corporación Cápsula para recoger el transformador antes que Bulma se vaya –Aunque ésa no era la única razón, ya que también quería hablar con la persona que, desde que la vio por última vez ese día, no había podido sacar de su mente.

MK: ¿Te sientes bien, hijo? Te noto cansado.

GH: Estoy bien, mamá, no te preocupes. Hasta mañana –y se perdió en el pasillo que le guiaba a su habitación que compartía con su pequeño hermano.

MK: Creo que le pasa algo… Goten, ¿te gustaría dormir con tu padre y conmigo? Me parece que tu hermano necesita descansar muy bien.

GK: Estoy totalmente de acuerdo, cariño. Voy a ver si no necesita algo.

Gohan se encontraba en su cama viendo al techo, esperando que alguna solución se le viniera de repente para lo que intentaba. Era algo raro para él, sabía lo que sentía, sabía que el sentimiento que crecía cada día en el era más y más grande y también se volvía insoportable, pues no sabía cómo lo tomaría… ella. Sobre todo porque no estaba seguro de lo que ella pudiera decirle. De una forma u otra tenía miedo a que lo rechazara por… él. Había tomado la decisión de no tomarle tanta importancia a ese hombre que, desde la mitad de su año escolar pasado, había aparecido en la vida de ambos. Pero no pudo, sobre todo por lo que pasó… esa mañana.
¿Qué habrá ocurrido esa mañana? ¿A qué hombre se refiere Gohan? ¿Encontrará una solución a su preocupación? No te lo pierdas en el próximo capítulo, titulado: “Situaciones confusas“.